La industria de la moda es una de las industrias más poderosas del mundo. Se sostiene sobre todo con lo que se denomina fast fashion: ropa muy barata y a veces de poca calidad. Por otro lado está el slow fashion que es precisamente todo lo contrario. Está relacionado con la economía circular del reciclado. Existen varios emprendedores en Argentina y en América latina que están desarrollando este modelo de negocio. 

El futuro del Slow Fashion

Ornella Basilotta es miembro fundadora de Fracking Design, un emprendimiento que toma residuos de Vaca muerta y los convierte en productos. Basilotta señala que “hay un mercado emergente que está creciendo en toda Latinoamérica. Es un mercado de consumo sustentable en el cual, los nuevos consumidores, preocupados por la problemática ambiental que estamos viviendo, hacen activismo de sus hábitos de consumo y eligen a marcas que comparten sus valores.”

En el último año, a través del desarrollo del  e-commerce, este mercado creció un 86%. Y 6 de cada 10 millennials, eligen pagar más por el valor intangible del producto sustentable, en cuanto al cuidado del medio ambiente.

Las claves para que un emprendimiento sea slow fashion

Un emprendimiento slow fashion tiene que tener una cadena de valor transparente y ética. Debe fomentar el trabajo justo, la inclusión social y la producción local. Además, un elemento importante, es la materia prima. El producto debe ser elaborado con fibras naturales. Basilota señala que “en los últimos 10 años la moda rápida (fast fashion) creció tanto que se perdieron los oficios, lo artesanal y el valor del diseño de autor.”

El elemento fundamental, es que el emprendimiento debe tener un propósito ambiental y social para hacer de slow fashion.

Gonzalo Otálora, especialista en pymes y emprendedores, concluye que “hay un elemento fundamental de estos modelos de negocios que está vinculado con tu propósito y con tus ganas. Si te interesa el mundo sustentable tenés una oportunidad de negocios porque el secreto de estas marcas es que tiene que ser coherente y consecuente con lo que dicen, con lo que hacen, con lo que sienten y con lo que venden”

Mirá la nota completa