“Es un producto más que atractivo en el contexto actual porque asegura rentabilidades en línea con los altos nivel de inflación. Pero los bancos no encuentran la contraparte al producto. No hay demanda de créditos indexados al UVA”, explicó el periodista Mariano Gorodisch en Qué Hacemos con los Pesos (A24).

“La contra de este tipo de plazo fijo es que el mínimo  período de inversión es de 90 días, aunque existe la versión precancelable, resignando algunos puntos de tasa en caso de necesitar el dinero con anticipación”.

“La demanda de este producto, crece el doble que el tradicional. Aunque así y todo implican sólo un 4% del stock total de los depósitos. Mucha gente no los conoce porque los bancos no lo promocionan”, remarcó Gorodisch.