Evaldas Rimasauskas, que fue extraditado a Estados Unidos en agosto de 2017, se declaró culpable de haber organizado junto a otros co-conspiradores no identificados un esquema de fraude electrónico entre octubre de 2013 y octubre de 2015.

Según Bloomberg, los estafadores simulaban representar al fabricante de hardware taiwanés Quanta Computer y reclamaban supuestos pagos adeudados, para luego dirigir a las compañías a cuentas bancarias que controlaban en Letonia y Chipre.

De acuerdo con la investigación judicial, los criminales obtuvieron US$23 millones de Google en 2013 y cerca de US$98 millones de Facebook en 2015. Ambas firmas recuperaron casi la totalidad de los fondos y colaboraron con los investigadores del caso.

El propio Rimasauskas devolverá casi US$50 millones como parte de un acuerdo con los fiscales. La sentencia se dictará el próximo 24 de julio: el lituano enfrenta una condena de hasta 30 años en prisión.

Fuente | La Nación