martes, junio 18, 2024

El Banco Central en problemas

La acumulación de pasivos del Banco Central de la República Argentina (BCRA) se transformó en una bomba de tiempo. Le quedan dos caminos: esterilizar o licuar. Te contamos las consecuencias.

Must Read

Todos los Gobiernos fueron tomando deuda más allá del eterno pase de facturas entre los partidos. Macri se endeudó más en dólares porque abrió los mercados y el oficialismo, sin la posibilidad de tomar dólares, lleva colocados más de 30.000 millones de dólares en pesos a través de las Letras. Es decir, hoy en día la deuda en pesos equivaldría a la deuda en dólares.

El principal problema del Banco Central está en la relación entre los montos de la deuda en pesos con las letras y las reservas que posee. El economista José Dapena explica la situación a partir de la siguiente analogía: “Si vos tenés un negocio, la base monetaria emitida por el Banco Central, son como las acciones de tu negocio. Cuanto más acciones emitís, menos valen menos. Estas acciones serían los pesos del que emite el Banco Central. Entonces, para evitar que pierda valor las acciones de tu negocio, te endeudás pidiéndole plata al banco para rescatar las acciones que emitiste. Esa deuda serían los pasivos remunerados” 

El monto de deuda emitida como el valor del peso, respaldado por una reserva neta cercana a las 7.000 millones de dólares, presentan un Banco Central, que si fuera un negocio particular, estaría fundido. Para componer esta asimetría se requiere un enorme ingreso de reservas. Dapena señala “el tema es también de confianza. Si no generas confianza entonces sí necesitás las reservas”. Ahora estaríamos en la situación en que el Gobierno no genera confianza y tampoco abundan las reservas.

Históricamente la economía argentina estuvo varias veces con un Banco Central en rojo. Las recetas aplicadas fueron, o bien los gobiernos se quedaron con los depósitos de la personas, como con el Bonex 89 o bien se licua la deuda a través de la devaluación del peso y la inflación, que es otra forma también de quedarse, al menos con parte, de la generación de riquezas de las personas, aunque menos dramática. En este sentido, se descarta un confinamiento de depósitos. Dapena señala “Las Lelics, como parte de la deuda del Banco Central pagan 38%, por debajo de la inflación del 50%, esta es una forma de licuar la deuda”

Mirá el análisis completo

- PUBLICIDAD-spot_img

Latest News

- PUBLICIDAD-spot_img
- PUBLICIDAD-spot_img
- PUBLICIDAD-spot_img

Bonos y obligaciones negociables: ¿Cuáles elegir?

Con una evaluación cuidadosa del riesgo y una estrategia bien planificada, los inversores pueden posicionarse para aprovechar las oportunidades...

More Articles Like This