Durante la semana pasada trascendió una foto en la que se ve conversando al actual ministro de Economía Martín Guzmán junto al actual gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, representante del ala kirchnerista. El factor electoral sería el determinante de una grieta en el gobierno, surgida a partir de las claras diferencias en materia económica. Así por ejemplo, mientras el Ministro propone un ajuste de tarifas segmentado, de acuerdo a la capacidad de pago de los usuarios, desde el ala kirchnerista se propone suspender toda suba de precios con el fin de evitar resultados electorales adversos.

Para saber hacia dónde va la economía ¿miramos a Guzmán o Kicillof ? Para José Dapena, profesor de UCEMA,  pareciera que las facciones en el gobierno jugasen “al policía bueno y a policía malo, para luego en base a eso ver sondeos”. La cuestión electoral se vuelve determinante en la toma de las decisiones. Por otro lado, según el especialista, estas diferencias son utilizadas como condicionantes en las negociaciones que el país lleva adelante con el FMI.

Más allá de las internas ¿Cómo están los números del Gobierno? Según Dapena, Martín Guzmán viene realizando un ajuste muy importante. El ajuste viene sucediendo con los salarios y la previsión social, como consecuencia de la inflación. También ha cambiado la tendencia en términos de resultados económicos del gobierno y ha comenzado cierta recuperación. Dapena explicó que el punto de interés en esta cuestión reside en que como el ajuste se está haciendo, éste puede llegar a lograrse para antes de la negociación con el FMI: “El punto es llegar a la negociación, inevitable, pero con los deberes hechos o con una tendencia de que los deberes se están haciendo”.  Recordemos que la Argentina busca posponer los próximos vencimientos de deuda con el FMI una vez que logre comenzar a crecer y a reducir la inflación.

Hay que tener en cuenta, remarcó Dapena, que estamos en los umbrales de lograr un superávit de cuenta corriente, ya sea por el cepo o por los dólares de la soja”.  Esto es algo muy importante al momento de renegociar, y recordó el caso de la negociación de la deuda de Grecia,  en la que fue determinante la observación por parte del organismo sobre qué pasaba con los indicadores de la macroeconomía por sobre otros como lo que sucedía internamente en el país en términos políticos y sociales. Por lo tanto, Dapena considera que el éxito en el acuerdo con el FMI dependerá de si Guzmán puede o no seguir haciendo “bien” los deberes.