El Gobierno tiene su propio librito económico. Una de sus principales premisas expone que, según la consigna oficial de “integrarse al mundo” (o sea, poder exportar y competir en el mercado interno y con otros países), las empresas deberán comenzar a adaptarse. Para impulsar un cambio de manera progresiva y consensuada, a fines del año pasado se lanzó un programa de transformación productiva que busca hacer de puente entre las firmas que -para ser competitivas- deban despedir trabajadores y entre aquellas otras dinámicas que inviertan para expandirse y que, por lo tanto, se encuentren en condiciones de absorber más empleados. El Ministerio de Producción informó ayer que ya existen unas 20 empresas -en diferentes etapas- dentro de ese programa oficial.

Otras notas | Cambios en monotributo: Lo que hay que saber sobre la obra social

No hay casualidades en momentos de tensión entre los gremios y el Gobierno. Ayer, la Secretaría de Transformación Productiva, que conduce Lucio Castro, y la Secretaría de Trabajo, de Ezequiel Sabor, anunciaron que la empresa Visuar, que ampliará su planta para fabricar heladeras de alta tecnología Samsung en Cañuelas, absorberá a parte de los despedidos que se registraron en Banghó, Alpargatas e Informática Fueguina. Las cuatro empresas ya están en el programa de transformación productiva. Visuar anunció una inversión de $ 960 millones en su nuevo proyecto.

“La empresa [por Visuar], que ingresa con un proyecto de crecimiento e incorporación de empleados, comenzará a entrevistar a los [183] trabajadores desvinculados de Banghó, Alpargatas [170] e Informática Fueguina [no informados] para cubrir los 250 puestos de trabajo que creará entre abril y mayo próximos”, informaron.

Los trabajadores que ingresan al programa oficial cobran un seguro de desempleo ampliado (equivalente al 50% del sueldo promedio del último año) y acceden a capacitaciones certificadas. En tanto, los ministerios de Producción y Trabajo actúan en conjunto con gobiernos locales y empresas para acelerar su reinserción laboral. Si un trabajador elige relocalizarse, el Estado le otorga hasta dos sueldos para ayudarlo en ese proceso.

“Queremos una inserción inteligente en el mundo, no una apertura irrestricta, y en ese proceso queremos que el Estado acompañe a los trabajadores y a las empresas”, afirmó Castro, que agregó que en el programa ya hay algún ejemplo de una firma que dejará de ensamblar para prestar servicios tecnológicos. “El Estado tiene que ser un puente virtuoso entre las empresas que tienen que transformarse, entre las que tienen que recortar y entre las que se expandirán”, dijo Sabor.

“En marzo, Visuar comenzará con entrevistas para incorporar ex trabajadores de las empresas Banghó, Alpargatas e Informática Fueguina”, reconfirmó el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, ayer en su cuenta de Twitter, en momentos en que la CGT endureció su posición.

Visuar es una empresa familiar, de origen y capitales argentinos. En 2013 inauguró su fábrica en Cañuelas, donde produce lavarropas, aspiradoras y microondas, y en 2016 inició un proyecto de inversión por $ 960 millones para crear una nueva división de producción de heladeras. Según informaron en Producción, contempla la construcción de una fábrica de 28.000 metros cuadrados, con una capacidad de producción anual de 150.000 unidades, para lo que necesita incorporar 250 empleados progresivamente durante 2017.

Los que vuelven a trabajar

183

Son los despidos en la fábrica de Banghó

Las desvinculaciones fueron anunciadas luego de que la Secretaría de Comercio dijera que a fines del mes próximo eliminará los aranceles a la importación de computadoras, laptops y tablets.

250

Son los empleos que prometen crear

Visuar, dentro del plan productivo oficial, se comprometió a tomar trabajadores despedidos de Banghó, Alpargatas e Informática Fueguina.

Fuente | La Nacion