La política populista francesa Marine Le Pen está poniendo muy nerviosos a los inversionistas. El miedo empezó a surgir en el mercado de bonos, donde los inversionistas se desprenden de la deuda gubernamental francesa por la preocupación de que un político de la extrema derecha pueda vencer los obstáculos y gane las elecciones presidenciales.

La diferencia en rendimiento de los bonos franceses y alemanes es la mayor en casi cuatro años, sugiriendo que los inversionistas ahora consideran la deuda francesa como sustancialmente más arriesgada.

Le Pen, lider del partido Frente Nacional de Francia, lanzó su campaña presidencial el domingo con un discurso en el que atacó a la globalización y recalcó los peligros de la inmigración. También prometió sacar a Francia de la OTAN. Gran parte de su retórica es similar a la del presidente Trump en Estados Unidos.

Le Pen busca que Francia deje el euro, un evento que podría poner en dudas la divisa común de Europa. También amenazó con conducir un referéndum sobre la permanencia del país en la Unión Europea. La salida de Francia del bloque sería mucho más complicada que la salida que estará negociando el Reino Unido. Francia es una de las naciones fundadoras y la segunda economía de la Eurozona.

“La gente se siente ligeramente más preocupada por tener deuda francesa debido a un riesgo pequeño, pero creciente, de que esa deuda sea re-denominada al final de euros a francos”, dijo Jennifer McKeown, economista principal europea en Capital Economics en una nota con CNN.

“Muchos comenzaron a considerar el riesgo de una salida de la eurozona (pero) no la consideran tan plenamente como pienso que deberían”, añadió.

Por su parte, en una entrevista con Mundo Dinero, el analista en política internacional Luis Palma Cané  advirtió que las declaraciones de Marine Le Pen impactan en los mercados porque genera mayor incertidumbre. Por tanto hay mayor volatilidad.

“A medida que aumenta la incertidumbre política, la suba de las bolsas norteamerica y europeas que se produce luego de la elección de Trump, fue un movimiento de corto plazo. Se dio en función del programa base que estableció en la campaña  como el aumento de la inversión pública, la baja de impuestos y la desregulación”.  

“Eso es evidente que en un primer momento mejoraría la situación pero ahora empieza a verse la realidad con efectos de mediano y largo plazo que generan todo lo contrario al nivel de actividad y ganancia de las empresas”.  

“Por tanto, lo que uno debe recomendar a los inversores  en activos financieros es que mantengan una posición de cautela. La incertidumbre genera mucha volatilidad y te impacta directamente en el nivel de actividad económica”.

Entre el Brexit y ahora el Frexit, los medios se pregunta si esto es una tendencia y si puede ser el paso a paso para la disgregación de la Unión Europea o del euro. Al respecto Palma Cané comentó que “desde que nació la Unión Europea y el euro, siempre hubo partidos euroescépticos. A tal punto que de los 28 países, sólo 19 tienen la moneda común”.

“Con la sorpresa del Brexit, ha ganado fuerza una posición completamente populista y proteccionista, también aislacionista, contraria a Europa. Ahora esos partidos han tomado más posición”.

“Pero, esa tendencia, si bien se ha fortalecido, no veo que puedan ganar en Francia, Alemania y Holanda, los países donde se darán las primeras elecciones del año. Con todo esto hay que tener mucho cuidado. El proteccionismo es perjudicial. Está demostrado”.

Asimismo, en análisis publicados en distintos medios como OKdiario.com, Jesús de Blas, de Bankoa Credit Agricole Banca Privada, cree que, “aunque en 2016, con Trump, los mercados han demostrado que todo es posible, en este caso creo que habría descensos importantes en las bolsas europeas y en el euro. De nuevo factores políticos ajenos a la marcha de las empresas pueden ser determinantes este año, y las elecciones francesas son claves a corto plazo”.

Felipe López-Gálvez, de SelfBank, se centra en el posible ‘Frexit’ (salida de Francia de la Unión Europea) como principal riesgo ante una eventual victoria de Le Pen en nuestro país vecino. “Una hipotética salida de Francia de la UE sería mucho más grave que el ‘Brexit’. Francia acabaría saliendo también del euro y el euroescepticismo no haría más que crecer en otros países. Sin Francia y Reino Unido en la UE, la organización perdería credibilidad y peso como institución”, señala Gálvez, que recuerda que “si Le Pen alcanzase la presidencia, algo poco probable, la moneda común bajaría de manera estrepitosa y podríamos ver cómo un dólar valiese más que un euro”.

Carrera electoral en Francia

El sistema electoral francés involucra dos rondas de votación: la primera ronda está prevista para el 23 de abril, y la segunda vuelta el 7 de mayo si ningún candidato obtiene más del 50% de los votos.

Le Pen ha recibido un impulso debido al escándalo en el que se ha envuelto uno de sus principales oponentes, el candidato conservador Francois Fillon.

El periódico Le Canard Enchainé publicó la semana pasada una serie de acusaciones sobre la esposa de Fillon, Penélope, y dos de sus hijos mayores, obtuvieron empleos a los que no asistieron que les otorgaron cerca de 1 millón de euros en ingresos (1.1 millones de dólares).

La pareja ha negado las acusaciones y no se han enfrentado a ningún cargo.

Se espera que Le Pen obtenga la mayoría de votos de todos los candidatos de la primera vuelta, pero se espera que pierda en la segunda ronda cuando los electores apoyen a un político más tradicional, con planes menos radicales.

El candidato independiente centrista Emmanuel Macron se considera un fuerte contendiente. Pero las expectativas no siempre van de acuerdo con la realidad. Charles Lichfield, asociado europeo de la firma de riesgo político Eurasia Group, dijo que los inversionistas en bonos tienen razones para estar preocupados.

“Tenemos esta pequeña, pero no desdeñable, probabilidad de que ella ganará”, dijo. “Existe un gran impacto en caso de que ella gane, los inversionistas están preocupados, comprensiblemente”.