Celulosa Argentina S.A. desde su fundación en 1929 trabaja en la producción de papeles de alta calidad. Tiene dos centros industriales ubicados en Capitán Bermúdez (Provincia de Santa Fe) y Zárate (Provincia de Buenos Aires). Entre las dos plantas cuenta con una capacidad de producción de casi 300 mil toneladas de papel  (resmas, packaging, tissue y pastan celulosa) y 180 mil toneladas de madera (principalmente fenolicos). Además cuenta con 12 mil hectáreas de pino plantadas.

Otras notas | Emprendedores: Costos de empezar con un fondo de comercio

Su facturación anual promedio ronda los 380 millones de dólares y sus ganancias operativas los 20 millones de dólares. Hoy toda la empresa por bolsa cuesta apenas 100 millones de dólares (1.650 millones de pesos).

Sobre esta base, Mundo Dinero realizó un análisis acerca del potencial de la acción que el lunes cerró con una subida en $17.

A corto plazo, entrar y salir

De acuerdo al análisis que realiza el trader Agustín Arreguy desde la firma Dracma, “el papel técnicamente está listo para una recuperación de corto plazo hacia la zona de 18/19. Para que rompa esos precios creo que debería haber noticias positivas sobre la empresa. Aunque el factor Trump le juega en contra, ya que sus exportaciones al mercado estadounidense habían crecido durante 2016 y podrían verse afectadas medidas proteccionistas en ese mercado”.

Otras notas | Dónde invertir $50.000, qué recomiendan los expertos.

“Tiene potencial de suba pero deben aparecer noticias que la hagan despegar. Fue castigada por la apertura de la importación china durante lo que va de la administración Macri y mientras esto no se revierta o al menos aminore no le veo más que rebotes intermedios”.

Para Guido Macchi, de Macchi Valores, “la única manera en que recomendaría comprar Celulosa hoy, es si la cartera ya está posicionada en distintos rubros, y el porcentaje a dedicarle seria el menor”.

“No compraría como única inversión. Y llegado el caso que se despierte por alguna noticia puntual o porque quedó retrasada, es ahí donde entraría para muy corto plazo. Entrar y salir, es una opción”.

¿Qué tiene de interesante la acción?

En el último semestre la realidad de la empresa se vio afectada por dos motivos: en primer lugar por un parate técnico de la planta de tres semanas (habitual cada año y medio) y en segundo lugar por la recesión que está sufriendo la industria en general. Esto afectó negativamente sus ventas, sus márgenes y por lo tanto sus resultados (lleva perdidos 180 millones de pesos en los seis meses pasados)”.

Pero la firma tiene algunos puntos que resultan interesantes para los inversores. “En primer lugar el valor de liquidación. Si mañana la empresa decide vender todos sus activos y cancelar todos sus pasivos, a cada accionista le corresponderían  $35 por acción.  Sus máquinas están aseguradas en más de USD220 millones (cuando toda la empresa cuesta por bolsa USD100millones). Es decir que estamos comprando a $17 algo que en el peor de los casos cuesta $35”, explicó Mariano Otálora, especialista en Finanzas Personales.

En segundo lugar, el potencial operativo. “Hace dos años la empresa puso en marcha su primera máquina de papel tissue (fábrica 30 mil toneladas anuales) y tiene contratos con marcas como Kimberly Clark y otras papeleras locales. El mercado del tissue crece al 5% anual sostenidamente. Se necesita una máquina nueva en el mercado cada dos años. Hoy la máquina de Celulosa es la más nueva del mercado y la única capaz de sacar papel doble hoja. La idea es en el corto plazo comprar otra máquina y comenzar a desarrollar una marca propia de papel. Hacia eso apunta la empresa”, agregó.

Hoy en día es la única papelera del mercado con una integración vertical total de su producción. Empieza desde los chips de madera, pasa por la pasta de celulosa y termina en papel tissue (o resmas o packaging). La planta se autoabastece de energía reutilizando los gases que se generan en el proceso productivo.

Asimismo fue saneando su situación financiera. Redujo su deuda en un 15% en el último semestre  y la caída en las tasas de interés la benefician.

“De llegar la ansiada recuperación económica en el 2017, la empresa debería poder volver a ganar entre 15/20 millones de dólares anuales (entre $2,40 y $3 por acción). O sea que actualmente estamos pagando un Forward Price Earning menor a 7 años. Lo que la convierte en una de las acciones más baratas de la bolsa argentina”, remarcó.

“Por eso es que puede ser una buena apuesta de cara a capturar los beneficios de la reactivación económica”, concluyó Mariano Otálora.