El vino argentino sigue sumando adeptos en el mundo. Esta vez, por primera vez en la historia, el concurso de la Unión de Enólogos de Francia premió como mejor tinto del mundo a un Cabernet argentino. La condecoración fue para La Mascota Cabernet Sauvignon 2016. Este vino es la creación del enólogo mendocino Rodolfo «Opi» Sadler, tuvo una producción de 700 mil botellas y cuesta entre $400 y $450. Este reconocimiento es histórico por ser la primera distinción a un Cabernet argentino a nivel mundial.

“El vino es un claro ejemplo de producto estratégico y el sector ha hecho lo que deberían hacer todos en la economía local que es incorporar tecnología y know how”, remarcó Martín Rapalli, presidente de la Red de Parques Industriales, en el programa Qué Hacemos con los Pesos (Canal 26).

Mirá la nota en el programa: