Un poco a raíz del COVID y otro poco por todo lo que está sucediendo actualmente a nivel político y económico en el mercado nacional, los argentinos cada vez más se están acercando más a Uruguay. Como respuesta, el Gobierno de Uruguay está generando algunos incentivos tanto para obtener la nacionalidad allí como para acceder al sistema de Viviendas Promovidas en donde se brindan mayores beneficios fiscales para inversores argentinos (Ley 18.795).

“Hoy hay un muy buen clima de negocios en Uruguay”, remarca Fabián Kopel. “El Real Estate tuvo un repunte importante desde mayo. Es evidente que muchos inversores optan por los ladrillos como el principal refugio de su capital”, agregó.

“Con la reglamentación actual, las unidades quedan subsidiadas en parte por el gobierno uruguayo, lo que permite una baja del 15 al 20% frente a otras inversiones que no tienen éstos beneficios”.

Asimismo, Kopel menciona que otra virtud de la nueva ley es que se exime el 100% del impuesto a la renta sin importar el barrio en donde esté localizado el inmueble. Anteriormente, el porcentaje variaba de acuerdo a la ubicación. Además, se dispensa de impuesto al patrimonio por 10 años en todas las unidades bajo el régimen de Vivienda Promovida y, con el nuevo decreto, se le suma el 2% del impuesto ITP, (impuesto a las transmisiones patrimoniales) en la primera venta.

“Si bien actualmente los costos de construcción en Uruguay son altos, lo que importa es la rentabilidad. Uruguay tiene una demanda de alquileres muy alta. Las rentabilidad se calculan entre 5 y 6%”, indicó Kopel.

Algunos puntos destacados de la ley son:

– Monoambientes exonerados: antes solo permitían vender hasta un 25% del total de las unidades de un edificio bajo la tipología de monoambientes. Próximamente, los desarrolladores podrán construir edificios con la tipología que quieran con el tamaño de unidades que quieran o la sociedad demande. Este producto es muy buscado principalmente por inversores que buscan tickets chicos o consumidores finales. Unidades desde USD 65000 por ejemplo ofrece Kopel Sánchez Desarrolladores.

– Exoneración a todas las unidades independientemente de dónde se compre: antes sólo permitían el 40% en las diferentes zonas habilitadas para construir este tipo de viviendas, desde el nuevo decreto la exoneración es para el 100% de las unidades independientemente de la zona que se compre.

– Exoneración de patrimonio y la exención de impuestos: esto es por 10 años en todas la unidades bajo el régimen de Vivienda Promovida.

– Decreto para MegaProyectos: busca incentivar a los proyectos cuyo valor sean arriba de los 6 millones de dólares de obra civil, en donde se exonera el IRAE (Impuesto a las ganancias). Estos proyectos incluyen también la exoneración de 10 años de patrimonio Además, estos proyectos generan la posibilidad de construcción en zonas que no son necesariamente de Vivienda Promovida, lo que ayuda al crecimiento de nuevas zonas.

Mirá la nota completa en el programa: