La propuesta inicial es fijar un impuesto sobre los resultados logrados en activos financieros como plazos fijos, bonos y Lebac. Las variantes en pesos tendrán una alícuota del 5%, mientras que los títulos en dólares e indexados, una del 15%. Las ganancias comenzarán a tributar para los resultados superiores a $ 52.000 (este monto es el mínimo no imponible).

A continuación, Leonardo Rocco, analiza el impacto sobre uno de instrumentos en pesos del momento, las Lebac .

Miralo en Qué Hacemos con los Pesos (Canal 26)