Se debate en estos días si, luego del ciclo negro de las bolsas del mundo, estamos iniciando una etapa de recuperación o si los últimos índices positivos son sólo una reacción esperable en el contexto de una caída que aún no toco piso.

Para Leonardo Chialva, socio de Delphos Investment «Tuvimos la respuesta a un gran debate que  veníamos sosteniendo en relación a si estábamos ante el comienzo de una nueva etapa alcista o lo  que habíamos visto desde junio hasta estos días  era solamente un rebote dentro de un mercado  bajista”, adelantó.

 “Yo venía insistiendo que era sólo un rebote dentro de un mercado  bajista. Son comunes este tipo de rebotes en promedio se dan, depende de en qué mercado,  de 3 a 8 veces. En cualquier mercado bajista hay rebotes que van entre un 10% y un 20%. Éste tuvo una duración y un porcentaje promedio y recibió una cachetada de la mano del  titular de la FED que volvió a decir lo que ya venía diciendo,  pero a veces los mercados arman su propio relato y su propia fantasía”, remarcó Chialva.

Así el mercado, “acomodó de nuevo los precios, los tiró para abajo con la fortuna de que Latinoamérica está en una disyuntiva entre  lo que nosotros desde el Delphos llamamos La Guerra entre la Fed y la geopolítica. Porque la  FED tira para abajo -pensemos que ésta muy impresionada con inflación arriba  del 8%-, el empleo le da para seguir ajustando clavijas, vamos rumbo a una recesión,  y va a tener que seguir por su camino de ajuste.  Eso, típicamente, es malo para cualquier  país emergente y se traduce en tasas más altas, un dólar más fuerte, y lo deberíamos ver en los commodities. Ahí es donde el hilo conductor se rompe. A pesar de que se ajustaron un poco, los commodities se mantienen en  precios elevadísimos. Ese es el factor geopolítico. Ahí entran la invasión rusa a Ucrania, el enfrentamiento que  están teniendo en muchos planos China con EEUU y otros problemas climáticos, etc. Entonces para la región latinoamericana, en un año  malísimo para las bolsas globales, no está pasando un mal momento bursátil. Estamos juzgados por estas dos fuerzas. Una  nos tira para abajo, la clásica, que tiene que ver con la FED y la tasa del dólar  y, la otra, que nos ayuda, que es la guerra y la incertidumbre que lleva a que las materias primas  estén un poco mejor.”

SECTORES DEFENSIVOS EN UN MERCADO A LA BAJA  

Según el experto estamos en un contexto en el cual hay que tener claro lo estructural.

“Al principio el sector energético estaba atrapado en una trampa de valor y finalmente tiene su brillo. No me vuelvo loco después de las fuertes  subas como la que hemos visto en las últimas semanas, pero sí creo que hay que tenerlo  en el ojo para cuando se arme demasiado barullo  por el factor FED. Si a ese sector le pega y  lo golpea, es una oportunidad de compra para estar  posicionado en un sector que está muy barato, que empezó a pagar dividendos fabulosos y que no está  endeudado. Hay que tratar de favorecer a aquellos sectores que no están ni muy  endeudados y que generan caja positiva todos los trimestres”.

El sector petrolero cumple ese requisito. En términos de la tecnología, creo que empieza a haber  valor después de una mega burbuja que se dio durante el COVID -no hay que tomar como referencia esos precios- empiezo a pensar que también hay compañías que antes quemaban capital y ahora no.”

MERCADO LIBRE (MELI). Es una de las empresas ganadoras de  la pandemia. Tienen un modelo de negocio muy bueno, que todavía están afectados en los flujos  -hay muchos fondos que invirtieron muy fuerte en tecnología que hoy están mal parados- y donde viene  algún viento de frente, tienen que salir a reventar  posiciones y por eso vemos fuertes caídas por  momentos en ese tipo de papeles. Creo que en esas bajas empieza a haber oportunidades en  sectores vinculados con tecnologías disruptivas que tengan  evaluaciones muy atractivas.” 

PAGO SEGURO (PAGS).Era una compañía muy afectada que se  mueve a contramano de las tasas de interés en Brasil -por lo cual hay una apuesta también en  ese sentido que las tasas en Brasil empezaron a  hacer un techo- y, lo más importante es comprar barato porque uno no  sabe cuándo las cosas van a pasar y cuándo van a  reaccionar.” 

PETROBRAS (PBR). “Es un papel que hubo que esperarlo muchísimo tiempo y finalmente, por la conjugación de algunos factores aparece en el tapete, y entran en inversores grandes como Warren Buffett. La compañía empieza a hacer lo que tendría que haber hecho, tal vez, hace tres  años.”

Para finalizar, el analista recomienda tener un buen activo, que no está endeudado, que no va a entrar en una  situación de estrés financiero, que va a sobrevivir a cualquier situación macroeconómica de tensión; si tengo suerte en seis meses rinde o quizás haya que esperar 3 años para que dé algún fruto.”

El consultor Federico Bunsow por su parte recomienda JOHNSON & JOHNSON (DJNJ3), PROCTER & GAMBLE (PG), COCA COLA (KO), GENERAL ELECTRIC (GE). “Son todas, entidades que no están endeudadas y que tienen en este contexto de inflación internacional la capacidad -porque son casi oligopólicos y tienen marcas de primerísimo nivel- de trasladar gran parte de sus costos a precios. Además, fueron  muy generosas con los accionistas en cuanto a la  política de pago de dividendos. Este contexto de suba de tasas no las va a afectar y tienen una gran capacidad de trasladar sus incrementos salariales, costos y demás a los precios porque tienen  productos de primerísimo nivel.”