En las últimas semanas el mercado americano volvió a una situación de volatilidad que no se veía hacía mucho tiempo. De hecho, entre el jueves y el viernes de thanksgiving, el 25 y 26 de noviembre pasados, el mercado experimentó la caída más grande de los últimos 70 años. Según el asesor financiero Miguel Ángel  Boggiano “la explicación de esta caída comienza siendo el rebrote por el coronavirus pero se sumaron otros factores que terminan complejizando el motivo.”

Por un lado empieza la aceleración del tapering y por otro lado, Jerome Powell, presidente de la Fed declaró que la inflación ya no es transitoria. La duda era si la inflación es un cuello de botella coyuntural o un problema monetario y de a poco se está comprobando lo segundo. Esto provoca que el Gobierno norteamericano ya no tenga la misma capacidad de respuesta con una inflación instalada.

Boggiano señala que “frente a un problema económico, no existe  la posibilidad de que la Reserva Federal haga una inyección similar a la del marzo de 2020, de 2 trillones de dólares o similar, porque ya no tiene espacio para hacerlo. El  problema inflacionario no sólo no se va a detener sino que va a ir aumentando porque existe  un efecto rezago desde que realiza la emisión hasta que se van a los precios.“

A todo esto se suma que los últimos datos de inflación de Europa estuvieron por encima de las expectativas. Según Boggiano “como inversión de largo plazo no es momento para invertir en acciones. El economista Robert Shiller (cita Boggiano) dice que es inexacto decir que las acciones no son muy predecibles, sino que, por el contrario, son predecibles en los extremos: cuando están increíblemente caras e increíblemente barata”.

Boggiano advierte que “no hay nada más poderoso del relato de buy and hold”. Comprar en los techos tiene el riesgo de que la inversión no pueda sostenerse a largo plazo. Boggiano señala que “quien compre acciones hoy en máximos, es muy probable que pierda hasta 50% en los próximos 10 años. Desde 1907 para acá, hubo cuatro grandes caídas. El tiempo promedio en recuperar el poder adquisitivo de la inversión en la acción es de 22 años. El último, fue del 2000 al 2017, fue el más rápido y  fue de 17 años. 

 

Una Cartera que apuesta a la baja a través del Short

Normalmente se invierte en una acción comprando un papel que quiere ser vendido más caro en el futuro. Shortear es iniciar la operación vendiendo. Es invertir el orden lógico de una operación. Si el inversor considera que algo está caro puede  iniciar vendiendo y después comprar. Para poder vender lo que no se tiene, se pide prestado un título y se paga una tasa de interés para vender lo que el inversor aún no compró. Actualmente la tasa de interés en cualquier broker puede estar entre el 2 y 5% anual por el préstamo.

 Short EMB

EMB es un ETF que invierte en deuda de los mercados emergentes. Estar shorteado en este ETF quiere decir apostar a una mejora en el dólar a nivel global. Esto generará que será más difícil pagar las deudas para los países emergentes.  Este ETF está compuesto por bonos de India, Rusia, Brasil, Uruguay, Mejico, Colombia y algunos países árabes. Boggiano señala que “estar shorteado en este ETF es proyectar que vuelve a ampliarse el spread entre lo que es el retorno en la tasa de EEUU y  casi cualquier instrumento de deuda, que hasta ahora se ha achicado por acción de la reserva federal, que con la declaración de cortar el tapering prontamente, sale de juego.”

Short IWM

El IWM es el ETF del índice iShares Russell 2000. Este es el único índice de la bolsa americana que ya está en tendencia bajista y se encuentra por debajo de la media móvil de 200 ruedas. Es para inversores que apuestan a la baja y la caída de la bolsa americana. Boggiano señala que “es importante en una estrategia de shorteo tener un stop. Considero que en el stop para la baja del índice Russell es de una ganancia del 25% en un año.”

 

Short Boeing (BA)

Es una apuesta a la baja de la cotización de la empresa aeronáutica Boeing con un horizonte de un año. Se produjeron muchos cambios de manera acelerada, muchos vuelos que no van a volver, por el reemplazo y aceptación de las teleconferencias para realización de las reuniones. Es una acción que está en tendencia bajista y además también tiene enormes problemas de deuda, hizo recompra de acciones y debilitó muchísimo su estructura de capital.

Mirá la recomendación completa