En un artículo publicado en el sitio online de la revista Inc se publicó un video con una entrevista a Bill Gates cuando tenía 28 años hecha por CNBC, en la que el millonario habla acerca de su relación con el estrés laboral y como evitarlo.

“¿Estás preocupado por sufrir burnout antes de los 30?” le preguntó el entrevistador. “No”, respondió con seguridad. “¿Cómo lo sabés?”, le volvieron a preguntar. Su respuesta fue tajante: “en nuestro trabajo no es que estemos haciendo lo mismo todo el día. Vamos a nuestras oficinas y pensamos nuevos programas, nos juntamos en reuniones, salimos para ver a potenciales usuarios finales y hablar con consumidores. Hay mucha variedad y siempre están pasando cosas nuevas. Y no creo que alguna vez llegue el momento en que esto se torne aburrido”.

La clave de Gates para no aburrirse o hartarse del trabajo es la variedad y el dinamismo. Pero también hay más que eso: Gates sentía que el trabajo que estaba haciendo era significativo y eso hacía que se comprometa aún más. En la entrevista el magnate declaró: “No creo que nadie esté en la compañía (Microsoft) por la plata. Este es un trabajo y un campo mucho más excitante que estar midiendo exactamente cuánto estás vendiendo o cuánto dinero generás. A través de la creación de estos programas podés sentarte a mirar cómo la gente disfruta y resuelve problemas reales”.

Poco tiempo después de esta entrevista, Gates se convertiría a los 31 años en el multimillonario más joven de la historia para ser en 1995 el hombre más rico del mundo. Hoy, con 63 años, es la segunda persona más rica del mundo.

Entonces, estimado lector, si te encontrás estancado, desmotivado, sin inspiración y aburrido, intentar buscar nuevos desafíos puede ser una buena práctica para evitar el burnout. Muchas veces este síndrome aparece por no prestar atención al lado personal de las cosas, por lo que es necesario entender que tenemos una vida más allá de nuestro trabajo y que podemos tener hobbies que no estén relacionados con él.

Fuente | IProfesional