La inflación le viene ganando a todo. Y si anualizamos los resultados de los primeros meses, este año ya estaría superando el 60%. Además el Gobierno está usando todos los recursos posibles para bajarla. Por tanto, “considerando que la inflación sigue aumentando, habría que apuntar a instrumentos que ajusten por inflación, como ser un plazo fijo UVA, bonos CER o fondos de inversión que ajusten por esta variable”, indicó Mariano Otálora, conductor del programa Qué Hacemos con los Pesos (A24).

“En la primera opción te asegurás no tener pérdida de precio, que sí puede pasar con los títulos públicos”, remarcó.

Si uno considera que la inflación seguirá alta pero el dólar MEP y el contado con liquidación también subirán, el camino es la compra de dólares, o compra de Cedears con una exposición mayor al riesgo.

 

Por otra parte entra en consideración el riesgo país. “De considerar que va a mejorar, la mejor opción son los bonos con ley extranjera como el GD41, o acciones del sector bancario para aquellos con perfiles más agresivos”, recomendó Otólora.

“Asimismo, si sube el dólar Mep o CCL y el riesgo país mejora, la estrategia sigue siendo la del bono largo GD41 y/o apuntar a los Cedears”, agregó .

 

Por último el cuestionamiento pasa por tomar decisiones en caso de que el dólar oficial se dispare por encima de la inflación, en caso de que se libere. En ese caso hay que apuntar a los bonos dólar linked, que son activos que hoy no tienen sentido pero si uno cree que la depreciación se va a profundizar sobre todo luego de las elecciones, son la alternativa viable para acceder al dólar oficial. O también podría ser comprar futuros de dólar, para perfiles más agresivos.