En un escenario energético marcado por una fuerte crisis petrolera, YPF anunció inversiones de 5.000 millones de pesos en Neuquén y Mendoza. El presidente de la petrolera, Miguel Gutiérrez, se reunió ayer con el gobernador neuquino, Omar Gutiérrez, para presentar tres proyectos avanzados que deberían estar operando al 100% de su capacidad en diciembre de 2016.

Dos de ellos se sitúan en Neuquén y el otro en Mendoza. En la primera se pondrán en marcha una planta de tratamiento de crudo en Añelo (conocida como la Capital de Vaca Muerta), con una inversión de US$ 120 millones, y una planta de procesamiento de arenas en la que se desembolsaron US$ 170 millones. En tanto que en Malargüe, Mendoza, lo hará otra planta destinada a la división del flujo, a un costo de 850 millones de pesos.

La noticia llega en un momento de profunda crisis en el sector que mantiene a unos 3500 operarios suspendidos entre las provincias de Neuquén, Chubut y Santa Cruz. Solo Añelo sufrió la baja de 20 equipos afectando la fuente laboral de unos 1000 trabajadores. Por estas horas se desarrollan en Buenos Aires las complejas paritarias petroleras. Los gremios han solicitado una actualización del 40% y una cifra puente por seis meses.

“En este momento por el que atraviesa la industria del petróleo y el gas tenemos que buscar las formas para ser más competitivos, eficientes e innovadores; estas obras contribuyen a lograr ese objetivo y hacer a esta industria más sustentable, única forma de sostener los niveles de inversión, actividad y empleo”, dijo el presidente de YPF.

La planta de procesamiento de arenas es la primera en su tipo en el país. La arena es un insumo fundamental que se utiliza durante la inyección en los pozos no convencionales. Su presencia evita que el pozo se cierre durante el avance de la excavación. En la actualidad opera de manera parcial procesando 140 toneladas por hora.

Por otro lado, la planta de tratamiento será capaz de procesar el crudo que proviene de Loma Campana, con un promedio 8.000 m3 por día, expandibles a 10.000 m3. Su apertura está programada para el tercer trimestre de 2016.

La planta fue construida junto con Petrolera Pampa y significó una inversión deUS$ 170 millones. La llamada Unidad de Separación Primaria 2, permitirá que en Rincón del Mangrullo la producción supere los 5 millones de metros cúbicos diarios de gas.

Además, fue anunciada otra planta de procesamiento de crudo que operará en Malargüe, Mendoza. Se ocuparon 850 millones de pesos de inversión. Según informó el ejecutivo de la petrolera el yacimiento mendocino de Llancanelo alcanzó un récord de producción de crudo no convencional, de 1300 barriles por día.

Como parte del encuentro se firmó un convenio para sumar a Malargüe al programa de Ciudades Sostenibles que desarrolla YPF junto al Banco Interamericano de Desarrollo (BID). De este programa ya participan Añelo, en Neuquén; y Las Heras, en Santa Cruz.

El gobernador Gutiérrez aprovechó la oportunidad para solicitarle al presidente de YPF, inversiones en otras áreas claves de la industria petrolera. El mandatario provincial señaló la necesidad de contar con un sistema de ferrocarriles para el transporte de equipos e insumos hacia los yacimientos.

Fuente IEco