El paquete accionario de firmas argentinas que cotiza en Wall Street marca buenas proyecciones. A la mayoría de estos papeles se puede acceder directamente desde Argentina: Tenaris, Transportadora de Gas del Sur, Telecom, Pampa Energía, Banco Francés, Cresud, YPF, Petrobras Argentina, Edenor, Grupo Financiero Galicia, IRSA Inversiones y Representaciones, IRSA Propiedades Comerciales, Nortel Inversora, Banco Macro.

Luego está el caso de Mercado Libre, firma que cotiza en Estados Unidos, mientras que en Argentina lo hace como Cedear. Ternium es otra a las que se puede acceder con este instrumento. Asimismo, está el grupo de las que cotizan en Estados Unidos y no en Argentina, como Bunge y Globant. Para acceder a ellas se requiere abrir una cuenta en el exterior y utilizar como intermediario un agente de administración, que asesora y ordena la operación de acciones en Argentina y en otras partes del mundo. Y como novedad en este mercado está Despegar, que hizo un auspicio debut en este mercado a fines de septiembre.

El resultado electoral tuvo un relevante efecto sobre la valuación de los activos argentinos. En las bolsas de Nueva York, los ADR –certificados a través de los actuales las empresas extranjeras cotizan en los EEUU– subieron con fuerza para las compañías argentinas. Y hoy ya casi no caben dudas, nuestro país se ha vuelto a poner de moda entre los financistas globales.

“Argentina sigue siendo una atractiva oportunidad de inversión a largo plazo dada la sólida base proporcionada por la normalización económica y la reestructuración de su mercado de capitales. El desarrollo del mercado local en particular se ha producido a un ritmo mucho más rápido de lo previsto, con hitos importantes (creación de una curva de rendimiento local de 10 años, inclusión en índices de deuda locales y accesibilidad)”, sostuvo Morgan Stanley.

Sobre el mercado de renta variable, la firma destacó que las acciones locales deberían seguir beneficiándose de una tendencia al alza en la rentabilidad de las empresas, apoyada por un mejor contexto macroeconómico. El banco indicó: “A nivel sectorial, los bancos y los servicios públicos siguen siendo nuestros vehículos favoritos para sumar exposición”.

De acuerdo al análisis de Juan Manuel Carnevale, especialista en mercados, “Argentina tiene muchas posibilidades de entrar como mercado emergente para febrero por varios motivos: se impulsó la habilitación para que bancos de inversión operen en Argentina, la CNV avanzó para habilitar la nueva figura de AAGI (Agente Asesor Global de Inversiones), también porque el presidente de la Comisión Nacional de Valores anunció que se van a poder vender en descubierto bonos y acciones antes de diciembre. Y lo que faltaría es que se mejore el marco impositivo de las acciones. En cuanto esto se solucione, es muy probable que Argentina pase a ser emergente, ya sea en febrero o quizá para mayo. Asimismo, el macrismo tiene buenas proyecciones”.

“En ese contexto, salvo que pase algún problema a nivel internacional, la Bolsa argentina va a seguir subiendo en el corto, mediano y largo plazo. Las acciones que cotizan en el exterior van a tener más recorrido alcista en una primera etapa que las acciones que no lo hacen en ese mercado. Por lo tanto, primero subirán las acciones que cotizan en el exterior y están en el Merval y en una segunda etapa las que cotizan en el mercado local”.

“Así, las acciones que cotizan en Wall Street marcan la cartera ideal. La que menos me gusta de todas es YPF, por lo cual marcaría una posición baja en este papel”, resaltó Juan Manuel Carnevale.

Y concluyó, “a estas acciones agregaría Transener y Transportadora de Gas del Norte, que por un tema de volumen probablemente entren en el índice de acciones de países emergentes”.

¿Cómo invertir?
Para comprar acciones de estas firmas en Wall Street se requiere de un intermediario, sea un agente de bolsa o una sociedad. En el caso de que un inversor quiera comprar acciones en otro país, deberá tener un operador radicado en ese mercado. Tras realizar el vínculo con un agente, se necesita la apertura de una cuenta comitente, es decir, una cuenta de bolsa en el mercado donde se va a operar.

El siguiente paso consiste en tener una cuenta colectora de fondos. Ahí el cliente deposita el importe que desea invertir. Y el día en que quiera vender las acciones, el dinero se le depositará en el mismo lugar.

Al respecto, desde la firma Carta Financiera advierten que “tener una cuenta en un broker online en los Estados Unidos es algo a lo que puede acceder cada vez más gente. Los procesos de apertura se han simplificado enormemente en comparación con una década atrás. Incluso algunos brokers permiten realizar los trámites de manera enteramente online. Esto agiliza tiempos y baja costos”.

Fuente | Cultura Invest