“El efecto desaliento en el mercado de trabajo que generaron cuatro años con multitud de cepos a la actividad productiva, comercial y financiera involucró a poco más de 132 mil varones de 14 a 29 años y a casi 205 mil mujeres de esa franja etaria, los cuales, sumados a los 305 mil desempleados del primer segmento y 244 mil del segundo, representan un total de casi 900 mil personas que estaban sin un empleo”, estimó el instituto de Estudios Laborales y Sociales de la UCES.

El análisis de la casa de altos estudios parte de los últimos Indicadores Socioeconómicos de la Población de 14 a 64 años que publicó el Indec en el segundo trimestre de 2015, luego de procesar las tasas de participación de los habitantes de menos de 29 años en el mercado de trabajo que no lograron un empleo, más los 57 mil que se deberían haber agregado por el crecimiento vegetativo de la población, y los que se retiraron en el último lustro, al ver frustradas sus búsquedas para ocuparse por un salario o renta.

En su último informe mensual IDELAS hizo un análisis de aproximación a la situación real del mercado de trabajo, con el foco puesto en una estimación de la cantidad de trabajadores que estaban a la espera de una oferta laboral para satisfacer sus necesidades y aspiraciones, más que en el flujo y sus causas, en particular en el segmento de los jóvenes que es el que acusa históricamente los mayores índices de desempleo, aparte de los poco más de un millón que no estudian, no trabajan y no buscan un puesto rentado.

Para ello partió de la hipótesis de calcular la oferta potencial de trabajadores según la tasa de participación de la población en el mercado laboral detectada en 2011, antes de la imposición del cepo cambiario e intensificación de las regulaciones de la economía en su conjunto, porque desde entonces acusó un sostenido retroceso.

El ejercicio determinó que la oferta laboral debería haberse expandido en unas 400 mil personas adicionales a las 683 mil que IDELAS estimó con las tasas de participación y empleo de la serie de Indicadores Socioeconómicos del Indec, de las cuales más de 337 mil correspondían a la franja de 14 a 29 años, con lo que en ese segmento la crisis ocupacional afectó a un rango de 900 mil a 1,1 millón de personas.

Así, frente a una tasa de desempleo informada por el Indec de 11% entre los jóvenes varones y 14% en el caso de las mujeres, IDELAS estimó que la proporción de trabajadores con necesidades de empleo insatisfechas era a mediados de 2015 de 15,1% de la oferta laboral del segmento, en el primer caso, y 23,1% en el segundo.

Fuente Infobae