Luego de dos semanas de bajo perfil, Nicolás Dujovne decidió salir al ruedo y explicar su estrategia en Hacienda. El ministro, acompañado por su equipo, realizará el miércoles un anuncio de relevancia: explicitará cuáles son las metas de déficit fiscal hasta el 2019. Es un dato que aguardan con ansiedad los mercados, que esperan ver hasta qué punto está comprometido el Gobierno de Mauricio Macri en reducir el rojo de las cuentas públicas y cómo se alinea con el Programa Monetario del Banco Central para llevar la tasa de inflación al rango de un dígito en tres años.

Pero el anuncio a la prensa tendrá otros condimentos. El ministro detallará por primera vez cuáles son las metas trimestrales para cumplir con el déficit. Esto permitirá realizar un seguimiento mucho más estricto del programa y determinar hasta qué punto podrían o no producirse desvíos.

Este esquema también incluirá correcciones sobre la marcha. Es decir que si cumplido el primer semestre el nivel de déficit observado supera la meta, el exceso de gasto debería compensarse en el período siguiente.

El esquema de metas trimestrales de déficit no es por cierto novedoso. Lo exige el FMI con cada uno de los gobiernos con los que mantiene algún esquema de asistencia crediticia.

En este caso, sin embargo, no pasa por una exigencia del organismo sino por la necesidad de evitar desbordes como los que sucedieron el año pasado.

Sólo el ingreso extraordinario del blanqueo permitió cerrar el rojo del 2016 en 4,6% del PBI, levemente por debajo de la meta comprometida por el Gobierno. Pero no son pocos los economistas del sector privado que se trató de una nueva “contabilidad creativa”, porque “se contabilizó como ingreso corriente cuando tiene asignado por Ley el destino de esos fondos.para pago de compensaciones y sentencias a jubilados”.

Pero habrá más novedades. Nicolás Dujovne también anunciará un cambio metodológico para calcular el déficit fiscal primario, es decir antes del pago de intereses.

Aunque todavía no fue explicitado, el nuevo esquema reducirá ese rojo, pero al mismo tiempo engrosará el déficit financiero que sí incluye los compromisos de deuda. Al final del día es lo mismo (porque se siguen requiriendo la misma cantidad de recursos) pero se presentaría de una forma diferente. Seguramente será el tema más caliente de la presentación.

El Ministerio de Hacienda planteará cuál es el ritmo con el que se reducirá el déficit hasta la finalización del mandato de Mauricio Macri. Está por verse si se incluye una meta más ambiciosa que la presentada por el ex titular de Economía y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, que planteaba un enfoque muy gradualista, llegando a un rojo de 1,5% en 2019.

No habría que descartar que Dujovne se vuelque por una meta más ambiciosa, que además entusiasme a los inversores. Uno de los temas que más preocupa a los mercados pasa por las altas necesidades de financiamiento del Tesoro para cubrir los agujeros fiscales, tal como sucedió en 2016 y también se proyecta para 2017.

Vocero de la gestión económica

Una de las tareas que le encomendó a Nicolás Dujovne el jefe de asesores del Gabinete, Mario Quintana, fue que se tranforme en el “vocero” de la gestión económica. Este rol no sólo incluyó entrevistas con algunos de los principales medios, sino también la elaboración de algunos videos que luego subió a las redes sociales explicando medidas y su actividad en el ministerio.

La tarea principal en la que están abocados en el Ministerio de Hacienda, por orden de Mauricio Macri, es revisar en forma muy puntillosa todo el componente de gasto público.

El objetivo es evitar que se dilapiden recursos y procurar que cierren mejor las cuentas públicas.

También se está mirando meticulosamente cuáles son los programas que se mantendrán en el futuro y cuáles podrían ser dados de baja si se llega a la conclusión de que no sirve mantenerlos. Se trata de una tarea “hormiga” pero que esperan empiece a rendir sus frutos este mismo año o por lo menos a partir del año que viene, con nuevo presupuesto aprobado.

Fuente | Infobae