El interés que vienen mostrando hasta ahora los mercados internacionales por hacerse de papeles de deuda argentina (nacional, provincial o privada) parece haberse tomado un respiro. La provincia de Salta esperaba colocar ayer un bono en dólares por 350 milllones de dólares a siete años de plazo “si se daban las condiciones” según dijo el miércoles el gobernador José Manuel Urtubey. Pero ayer las señales que llegaron de los mercados convencieron a las autoridades salteñas, aconsejados por los bancos colocadores –Citibank y Deutsche Bank– a pisar el freno.

El jefe de Gabinete de la Provincia, Carlos Parodi, quien junto al ministro de Hacienda Sebastián Gomeza, viajó a Londres y Nueva York en busca de inversores, dijo que ayer que el humor de los mercados financieros no era el mejor y dieron a entender que la colocación podría esperar unos días hasta poder concretarse. Ayer se decía que la tasa de corte se ubicaba en el 8%. La semana pasada, la provincia de Buenos Aires consiguió 500 millones a diez años al 7,7%.

Los mercados globales, es cierto, se llenaron de dudas por la votación que puede definir, la semana próxima, si Gran Bretaña permanece o se retira de la Unión Europea.Pero por otra parte, la Reserva Federal de los Estados Unidos decidió dejar sin cambios la tasa de interés de referencia, lo que alejó el temor a una suba en el costo del dinero.

Tal vez la clave para la postergación de la emisión del bono salteño no sea solo el contexto global, sino también que los mercados tal vez están algo saturados después de haber absorbido en apenas dos meses deuda argentina por casi 23.000 millones de dólares.

En la última semana, los bonos que emitieron las provincias mostraron un ligero retroceso en su cotización, lo que elevó sus tasas de rendimiento. En ese marco apareció la emission de bonos de Salta.

Desde que el gobierno nacional abrió con una emisiónde 16.500 millones de dólares, otras provincias se subieron a la tendencia de salir a conseguir fondos en el exterior. Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Neuquén ya consiguieron en conjunto cerca de 6.000 milllones de dólares. Las empresas privadas hicieron lo propio, con otros 2.000 millones.

Ahora se espera que otras provincias sumen emisiones en lo que resta del año por no menos de 3.000 millones de dólares. Y muchas empresas privadas se quieren subir a la moda. La reaparición de la Argentina como emisor fuerte dentro de los países considerados “emergentes” era esperada por los mercados después de largos años de ausencia.

Fuente IEco