La comparativa entre el plazo fijo tradicional, el uva, acciones, bonos o dólar indica que este último ganó “por goleada” (ver gráfico).

“Si vamos más allá y vemos el comportamiento de éstos instrumentos en los últimos  10-20-25 años, vamos a encontrar el resultado. Por eso los argentinos escapamos el peso y nos refugiamos en el dólar.   Quien por ejemplo  en los últimos 20 años invirtió en plazo fijo, tuvo como si fuera una tasa anual del 18%, si hubiese invertido en plazo fijo uva le hubiera rendido 22 a 24 % anual.  Por su parte, el dólar fue el gran ganador. Las acciones estuvieron por debajo y los bonos también.  Si lo analizamos en un período más corto, se repite de nuevo esta historia”, explicó Mariano Otólora.

Respecto de los valores actuales, analizar si un dólar a $115 / $120, en correspondencia con los valores que se manejan en el mercado financiero, es un valor esperado para el mercado en general no parece para nada descolocado. Al respecto el economista Ricardo López Murphy opinó que “creo que claramente el tipo de cambio del contado con liqui no es un tipo de cambio atrasado. El tema es que el oficial está atrasado. Por tanto, en éstas condiciones, las mayores restricciones va a ser inevitable porque si siguen vendiendo dólares, aunque sean 200, a esos precios que son claramente muy desarbitrados lo único que ocurre es que le compran todo el mundo todo lo que puede”.

Mirá el análisis en Qué Hacemos con los Pesos (A24).