lunes, junio 24, 2024

Preocupan los costos para compras en cuotas

La suba del costo financiero total de las tarjetas de crédito es abrumadora. Entran también todo tipo de crédito, no sólo el de los plásticos. Aconsejan a los usuarios revisar la letra chica a la hora de tomar decisiones. ¿Se puede parar esta pelota o empeorará? Mirá el análisis en Qué Hacemos con los Pesos (A24)

Must Read

Para los argentinos comprar a crédito era la única alternativa para poder financiar compras de electrodomésticos, viajes y otros gastos módicos. El instrumento para hacerlo eran las tarjetas de crédito. Sin embargo, la suba en las tasas está generando entre los consumidores una bola de nieve.

Según el periodista Mariano Otálora, el financiamiento se rompió, “encontrar cuotas  sin interés ya es un milagro y las opciones disponibles tienen implícito un recargo muy importante.” 

Para el analista económico Damián di Pace, el gasto de las familias se va a recalentar en octubre con la suba de los servicios “esto hará que el gasto corriente de las familias se recaliente; por eso el plástico va a  estar a la orden del día.” 

Así, la gente está empezando a ver en su bolsillo las decisiones que está tomando el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Para Ramiro Castiñeira, Director de Econométrica, “lo que viene hasta la elecciones va a ser fuerte y el mercado se va a preguntar si se seguirá coqueteando con el socialismo, o  si se van a animar a volver a un modelo económico más procapitalista. En consecuencia se va a mover muy fuertemente como sucedió en el 2015. Argentina está dudando si conviene  ser socialista o capitalista,  lo cual hace que  los números macroeconómico,  las inversiones y las expectativas se muevan de una punta a la otra.” 

Las tasas de interés ya volaron por eso lo que antes era la gran ventaja de comprar con cuotas sin interés, hoy tiene un costo financiero fuerte.

AHORA 12 VS MERCADO

Mientras que el BCRA fue apretando a los bancos con restricciones, les fue dejando como contracara la posibilidad de ganar con las tasas de interés. Por eso están subiendo los límites para que la gente gaste más.

Di Pace lo ejemplifica. “La tasa nominal anual de  AHORA 12  es 63.75%. Con una tarjeta de crédito bancaria la TNA es de 108%, pero el CFT es de  207%. promedio. Si se utilizan tarjetas no bancarias el CFT asciende hasta  320 %. Entonces, si  con el ingreso corriente no basta,  con las tarjetas de créditos los consumidores se van a fundir. Para el banquero el negocio no es el AHORA 12 sino, justamente,  subir la tasa y el costo financiero total para ganar en algún lugar. Por eso, para financiar a las empresas y a las familias, sube  el  nivel de la administración del CFT. El crédito se está derrumbando. Entonces la economía se va a desacelerar porque no hay crédito para el sector privado/empresa y caída del consumo porque no hay crédito para el sector hogar.”

Como consecuencia, la tasa en lugar de morigerar los efectos del endeudamiento, lo profundiza, como indica Otálora “con el agravante de que ahora las familias no se endeudan para comprar el lavarropas sino que ahora lo hacen para comprar alimentos.”

Para tratar un caso más concreto, Di Pace se refiere a otro ejemplo puntual. “Hay bienes en la economía que no se los puede financiar con el AHORA 12. Un ejemplo son los celulares. Si quiero comprar uno que vale $216000 el AHORA 12 no lo permite. Si se financia con una tarjeta bancaria hay que pagar 12  cuotas de $55.386 y, con el CFT, el valor final trepa a $664000. Si la financiación se hiciera con una tarjeta extra bancaria, la cuota ascendería a $75000 y el CFT sería de $907000, es decir que se podrían comprar 4 celulares.”

Es sabido que el aumento de las tasas es una medida para pelear contra la inflación. Pero “para que funcione el BCRA no tiene que emitir pasivos remunerados porque de lo contrario, debe emitir más para pagar intereses; es el famoso déficit  cuasi fiscal”, subraya el economista Ramiro Castiñeira.

Es así, como señala el especialista, que  todo el sistema financiero está nada más que para financiar el Estado sea para el BCRA o comprando bonos. “Todo el  ahorro de los argentinos que se deposita en los bancos termina yendo al Estado.” Los intereses de las Leliqs pasaron de más $200000 millones -luego de la suba de tasas- a $600000 millones. “Para tener una idea de la magnitud que estamos hablando, el supuesto ahorro de las tarifas  que supuestamente vendría el año que viene sería de $500000 millones anual. Pero el BCRA emite esa misma cifra en un sólo mes. Entonces acá no hay un ajuste fiscal sino más gasto público”, resalta el economista.

Quizás no gasten en servicios públicos, pero sí se gasta en bicicleta financiera para que todos  se queden jugando con los pesos y trata de evitar que no se rompa esta especie de Esquema Ponzi que están armando.”

- PUBLICIDAD-spot_img

Latest News

- PUBLICIDAD-spot_img
- PUBLICIDAD-spot_img
- PUBLICIDAD-spot_img

Bonos y obligaciones negociables: ¿Cuáles elegir?

Con una evaluación cuidadosa del riesgo y una estrategia bien planificada, los inversores pueden posicionarse para aprovechar las oportunidades...

More Articles Like This