Algunas inversiones permiten sacar ventaja de la suba de la inflación como ser los plazos fijos UVA y los bonos que ajustan por CER.

“En el caso del plazo fijo UVA, uno no sabe en forma anticipada cuál va a ser el interés a cobrar, sino que paga la evolución de la inflación más un punto de interés anual. El mínimo es de 90 días pero existe la opción de precancelarlo (obteniendo la renta del tradicional)”, explicó Mariano Otálora.

“En el caso de los bonos CER, te paga una tasa superior a la del plazo fijo UVA. Pero también hay una comisión por la operatoria. Y para combinar ambas opciones la alternativa es invertir en un fondo común de inversión que tenga ambos instrumentos”, remarcó.

“En el REM (Relevamiento de Expectativas del Mercado) indican que la inflación futura es del 52%. Un plazo fijo tradicional hoy paga 37%. Esto refleja que entre uno u otro es más conveniente el UVA, a pesar de que sólo el 2% del stock de PF se destinan a este instrumento”, advirtió Mariano Gorodisch.