La Unidad de Información Financiera (UIF), recibió una alerta desde el exterior sobre las cinco transferencias de dinero que uno de los operadores de Odebrecht envió en 2013 a una cuenta del jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas. Sin embargo, el organismo antilavado no informó a la Justicia sobre esos giros.

Según informa el matutino La Nación, la información confidencial llegó a Buenos Aires en abril de 2016, cuando Mauricio Macri llevaba cinco meses como presidente.

Dicha alerta por operación sospechosa, fue emitida por los responsables de otra unidad antilavado de América del Sur, y llegó a la UIF argentina entre el lunes 4 y viernes 8 de abril. Desde la UIF local tampoco acusaron recibo de esos datos a los remitentes.

De acuerdo a la publicación, cuando los investigadores extranjeros comenzaron a analizar el material sobre el caso del “Lava Jato” que habían recibido desde Brasil en busca de indicios sobre coimas pagadas a funcionarios de su país, detectaron los giros a Arribas.

Al verificar que Arribas era el director general de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), remitieron toda esa información confidencial a la UIF, en Buenos Aires.

En tanto, el organismo emitió un comunicado para referirse a su supuesta falta de investigación de la alerta, en el que resaltó que no brinda información a terceros sobre las alertas que recibe, y que espera a finalizar las investigaciones correspondientes para llevar a la Justicia las supuestas irregularidades.

“En función de las estrictas leyes vigentes que rigen la actividad de la UIF, esta institución no informa nunca a terceros fuera de su ámbito si recibió o no información vinculada a un caso, ni si habiéndola recibido inició una tarea de análisis, ni el estado en el que la misma pudiese encontrarse”, se informó en el comunicado, que invocó el artículo 22 de la Ley 25.246, que marca que los empleados de la unidad deben guardar secreto sobre las investigaciones.

En el texto que difundió la UIF, se consideró “oportuno” subrayar que, por el artículo 19 de la ley 25.246, “sólo cuando la UIF hubiese agotado el análisis de una operación reportada y surgieren elementos de convicción suficientes para confirmar su carácter de sospechosa de lavado de activos o de financiación del terrorismo en los términos de la ley, es cuando debe poner los mismos en conocimiento del Ministerio Publico Fiscal”.

“Sacar conclusiones sobre lo que pudo haber recibido, hecho, o dejado de hacer la UIF resulta irresponsable y la ansiedad de un medio de comunicación por conseguir impacto con sus denuncias no debe interferir en las investigaciones profesionales y técnicas que realizan las agencias de control con apego a la legalidad”, reprochó el organismo.

En 2013, Meirelles emitió cinco transferencias por un total de US$ 594.518 con destino a la cuenta bancaria a nombre de Arribas en la sucursal Zurich del Credit Suisse, según la documentación publicada por La Nación.

Esos cinco giros partieron de RFY Import & Export Limited, una sociedad de Hong Kong controlada por Meirelles, quien ya fue condenado a 5 años de reclusión por la Justicia brasileña.

Arribas negó “absolutamente tener vinculación alguna con la empresa Odebrecht” y aseguró que está a “entera disposición de la Justicia para efectuar los aportes que pudieran ser necesarios”.

“Me pongo a entera disposición de la Justicia para efectuar los aportes que pudieran ser necesarios”, sostuvo el funcionario nacional poco después de que fuera involucrado en el escándalo de corrupción de la firma Odebrecht en Brasil.

A través de un comunicado, el jefe de los espías reconoció que recibió en septiembre de 2013 una transferencia de 70 mil dólares por la venta de un departamento en la ciudad brasileña de San Pablo, aunque negó “enfáticamente” haber recibido las otras cuatro transferencias que el operador paulista de Odebrecht Leonardo Meirelles le adjudicó ante la Justicia de Brasil.

“Niego absolutamente tener vinculación alguna con la empresa Odebrecht, con Leonardo Meirelles, Alberto Youssef y/o cualquier persona involucrada en la investigación de Lava Jato”, añadió Arribas, en referencia a la constructora brasileña y a los personajes involucrados en las maniobras de coimas y lavado de dinero que son investigadas en el vecino país.