“Lo que preocupa hoy más que el aumento de los alquileres obviamente es una preocupación pero los aumentos a querer estar en el orden de la inflación pero lo que preocupa es la poca oferta que está viendo alquileres. En la Ciudad de Buenos Aires se calculan unos 400.000 hogares bajo alquiler, o sea 400.000 casas alquiladas y las que se ven publicadas en los principales portales son menos de 17.000 departamentos. Si la tendencia se mantiene en pocos meses no habrá oferta en el mercado. Y los precios de los alquileres vienen subiendo a lo loco. Los precios promedios, son precios de inmuebles que están publicados en los portales, son el rezago porque hoy cuando hay un producto para alquilar más o menos bueno ni siquiera sale a las inmobiliarias. Se termina alquilando directamente a familiares y amigos. Y los valores son muchísimo más que las medias de las estadísticas. Se está alquilando muchísimo a gente que viene a estudiar a Buenos Aires, por eso se prefieren las zonas de universidades. Los brasileños que vienen a estudiar están pagando cualquier cosa en contratos de tres meses. Eso está sacando mucha oferta al mercado. También se está viendo mucho alquiler informal; hay gente que no quiere entrar con el sistema actual la Ley de Alquileres que está vigente y alquila o le presta a familiares y amigos.” 

UN CAMBIO DE MENTALIDAD

“La semana pasada se cumplieron cuatro años de bajas en los precios en dólares y bajaron un 40% en dólares dependiendo del producto y la ubicación. Es una baja importante. Esto empezó a generar cierta demanda sobre todo en el gran Buenos Aires y en el interior del país; no tanto todavía en Capital Federal.  A este distrito le cuesta subir de las 3.000 escrituras por mes. Es un mercado que está un poco más comprometido. Pero creo que también eso pasa porque ha habido últimamente un gran cambio de mentalidad inmobiliaria. La gente está pensando distinto con respecto a dónde quiere vivir, cómo quiere vivir, en qué lugar y de qué forma.”

“Aunque los precios siguen cayendo pero se aminoró el ritmo de baja; están cayendo en el orden de usd 10 dólares por metro cuadrado por mes. Para que baje usd 100 un metro cuadrado tendrías que esperar un año. Creo que es un buen momento para comprar sin pensar en invertir con valores de usd 1500 por metro cuadrado para un departamento usado. La inflación es el aliado inesperado del sector inmobiliario; hay gente que está viendo lo que pasa con las monedas duras y está yendo al mercado inmobiliario. En el resto del mundo los últimos dos años las propiedades subieron muchísimo por la inflación; en Argentina cayeron un 40%. O sea, si uno estaba pensando en comprar, creo que es el momento yo no esperaría. Están viniendo uruguayos a comprar departamentos a Buenos Aires. La ciudad de Buenos Aires está perdiendo centralidad entonces se está vendiendo esta gente a otros países.”

TIEMPO DE CONSTRUIR

“Sobre el costo de construcción, en el 2020 bajaron a mínimos históricos. Eso se fue licuando sobre todo en los últimos meses a partir de que el dólar está más estable de alguna forma y seguimos teniendo esta inflación en pesos muy alta. Pero los costos están volviendo a picos históricos en dólares. Todavía estamos un 20% por debajo del pico más alto de costo en dólares que fue en el 2017. Si el dólar se queda estable y con la inflación que estamos teniendo corremos el riesgo el año que viene de que el costo de la constitución en dólares sea muy alto. El que quiere remodelar construir o ampliar se tienen que apurar. Hoy falta mano de obra e insumos importados. Esto ya se vio entre el 2003 y el 2005, cuando fue el boom de Nordelta. Ahora está habiendo un efecto similar.”