El presidente Mauricio Macri y su par colombiano Juan Manuel Santos pisaron el acelerador en la relación bilateral en materia diplomática y comercial. La primera visita de Estado del mandatario argentino desde su asunción fue un paso firme para acercar al país a la Alianza del Pacífico, pero también para restaurar el intercambio comercial y las inversiones entre Bogotá y Buenos Aires. Hoy Macri participará del Foro de Davos que sesiona en Medellín y tiene previstas reuniones con empresarios líderes de la región.

Hasta 2011 la Argentina tenía un saldo favorable en la balanza comercial bilateral que superaba los US$ 1.500 millones, de los cuales US$ 1.100 millones provenían de productos agrícolas. Desde entonces -con restricciones a la importación- la cifra se redujo estrepitosamente hasta US$ 400 millones. Con ese antecedente y un acuerdo de complementación económica vigente desde 2005, Argentina busca recuperar. “Vamos a impulsar el tema comercial y de inversiones, porque ha estado un poco congelado, lento. Estaremos dispuestos a profundizar un acuerdo de complementación”, señaló Santos durante la conferencia de prensa conjunta que ambos presidentes brindaron en la Casa de Nariño, el palacio de Gobierno local.

Antes, luego de la recepción con honores militares con la que Macri fue recibido junto a la primera dama Juliana Awada bajo una llovizna y en una Plaza de Armas blindada, las dos comitivas avanzaron en la firma de convenios. El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, firmó un acuerdo para prestar ayuda logística en las zonas rurales de Colombia postergadas por el conflicto entre el Gobierno y la Guerrilla. El acuerdo derivará en la venta de maquinaria agrícola y en el desembarco de técnicos del SENASA, del INTA y empresarios del sector privado en Colombia. “Vamos a exportar el know how”, explicaron. Además se convino en la renegociación inmediata de los aranceles para los productos agrícolas que Argentina exporta.

Aunque no se cerró, el secretario de Comercio, Miguel Braun, avanzó en sellar un acuerdo para que Colombia vuelva a importar automóviles desde la Argentina.

La suerte de las selecciones de fútbol en la Copa América sirvieron para romper el hielo. Si ambos equipos llegan a la final, se comprometieron a presenciar juntos la final. Macri valoró el aporte de los jugadores colombianos cuando le tocó ser presidente de Boca. Tras la conferencia de prensa, Santos agasajó a la comitiva argentina con un almuerzo de honor: sirvieron cordero y vino argentino.

Fuente IEco