A pesar de las críticas que recibió la iniciativa por parte de un sector empresarial, que reclamó modificaciones en su implementación, este viernes el Gobierno nacional promulgó sin cambios la ley que estableció un régimen para los contratos de teletrabajo, la cual comenzará a regir 90 días después de que termine el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Guillermo Pérez, CEO del Grupo GNP, indicó que es una ley que salió sin el suficiente análisis y requería un debate más profundo. El homeoffice es un beneficio para el empleado y permite muchas cosas, como la contratación de personal del interior del país o incluir a personas con ciertas discapacidades, como así también resolver situaciones de diversidad de género, entre otros”.

Uno de los grandes problemas que se marcaron con la nueva ley es el tema del horario rígido que hay que establecer. Además el tema de la reversibilidad. Si una persona hace home office y decide volver a trabajar en la oficina, puede hacer. Mientras tanto, tenés que tener el lugar físico en la oficina a disposición”, por tanto esto desincentiva a los empresarios a implementar esta modalidad. Asimismo, “tampoco se incorporaron beneficios impositivos. Incluso se complica la situación. Todo accidente en la casa va a ser considerado accidente de trabajo. Eso no es lógico”, indicó Guillermo Pérez.

Mirá el análisis completo en el programa: