“En Argentina el problema no es económico sino político”, sentencia Mariano Otálora durante la última emisión de ¿Qué hacemos con los pesos? (A24) para explicar los motivos del desastre económico actual en una coyuntura que debería favorecer al país. “A este Gobierno, la inflación le permite licuar todos los desequilibrios fiscales. Esta semana volvieron a emitir. El ministro Guzmán tiene grandes problemas para financiarse mientras que el FMI no quiere que se endeude en CER porque después nadie paga. Lo que le queda al gobierno es aumentar las exportaciones, endurecer el cepo y contener el mercado cambiario y la inflación.”

Se entiende que cuando no se cuenta con otros recursos, con la inflación las deudas contraídas por el estado tienden a licuarse. No es la primera vez que el país pasa por una situación similar con una estrategia limitada.

«El gobierno de Mauricio Macri, después de 2 años seguidos con 50% de inflación (2018 y 2019), casi que se lograron equilibrar las cuentas fiscales por efectos de la licuación con salarios y jubilaciones por debajo de la inflación”, recuerda el economista Pablo Goldín. Pero hoy, luego pandemia la situación es diferente. “En el 2022 Fernández deslicuó jubilaciones y salarios y esperamos tener 70% de inflación y, aún con ese índice, a lo sumo alcanzará para no desmadrar mucho los número fiscales. El mensaje es que la inflación sirve para licuar, pero va a llegar un momento en que la carrera se irá perdiendo. Vamos a tener más de $2 billones de déficit fiscal primario este año, con 70% de inflación, que representan 3 puntos del PBI. ¿Cómo hacemos para seguir esta carrera en el 2023?”, se pregunta.

Para Rafael Di Giorno (UCEMA) al gobierno se le van acabando las herramientas para financiar el déficit. “Tenían los bonos en dólares que hoy no tienen demanda, el mercado tampoco quiere los que son en pesos a tasa fija y el bono CER sólo se lo acepta hasta determinada fecha. Aunque no hay mucho que pagar en los próximos dos años, si las cuentas fiscales no se empiezan a equilibrar nunca se va a poder re pagar.”

¿POR QUÉ EL BCRA NO ACUMULA RESERVAS?

Con el flujo estacional de divisas a punto de terminarse, las cuentas indican que desde el 2020 ingresaron la Argentina por las exportaciones alrededor de usd 162000 millones de los cuales el BCRA sólo pudo acumular usd 6000 millones. «El 80% se fue con la importaciones a través de las cuales también se fugó dinero con los adelantos cuando se adelantan las importaciones y se sobre factura”, puntualiza Otálora.

Por su parte, Goldín alerta sobre el panorama que se avecina. «Argentina no puede importar usd 7000 millones por mes; aunque la importación significa que la economía se mueve y que las empresas invierten, en este caso no es así, es imposible de financiar ese nivel de importación por más que las exportaciones estén volando. Antes de seguir así, algo va a pasar.”

Para Di Giorno no hay que creer tanto en los números de los exportadores porque, “los usd 86000 estimados del 2022 ingresarán por el incremento de los precios y no por un aumento en las ventas.”

Según Goldín, la situación de crecimiento que sugieren los altos niveles de importaciones es engañosa. “Las importaciones están infladas no sólo por el nivel de actividad, sino también por el desorden macroeconómico general. Cuando la situación empeore van a pagar los importadores, la gente con el cepo y las empresas porque cuando el Banco Central empiece a dar manotazos, lo hará en todas las direcciones.”