Las previsiones del Gobierno no se condicen con la realidad. Al menos eso es lo que concluyen los especialistas que participaron en ¿Qué hacemos con los pesos? (A24). La posibilidad de evitar un salto devaluatorio son escasas y las condiciones de la economía para sortearlo son inciertas.

Para Ramiro Castiñeira, Director de Econométrica, la coyuntura actual tiene raíces históricas e idiosincráticas. “El populismo cambiario consiste en atrasar el tipo de cambio, Argentina eternamente hizo eso; no es nada nuevo. Desde que creó el  Banco Central, en 1946, y encontró la maquinita de hacer pesos y crea todo el tiempo pesos para  financiar el populismo y el gasto público. Todo eso trae la consecuencia de la inflación y  entonces lo intentan contener pisando el dólar. Nunca funcionó, si no Argentina no le hubiese agregado 13 ceros a la moneda. De hecho, no tendríamos  ahora nuevamente tres dígitos de inflación.  La estrategia no funciona a  largo plazo pero a corto plazo  quizás demorás justo lo necesario para ganar las  elecciones. Esa es la apuesta que está haciendo el gobierno con el populismo  cambiario: atrasar el dólar lo máximo posible y que el problema lo  solucione el siguiente.”

El Presidente del BCRA, Miguel Pesce, anunció que en el 2023 la emisión sería menor a la del 2015 y que la inflación tendrá un techo del 60%. Castiñeira derrumba esas afirmación con números.

 “Sólo por los intereses de las Leliqs, el BCRA va a emitir -a estas tasas porque el mercado supone  100% de inflación y ya le está poniendo un piso muy alto a las tasas-duplica  su cantidad de pasivos remunerados. En consecuencia, va a emitir a estas tasas $8 billones lo cual implica que sólo por los intereses las Leliqs se va a emitir casi dos veces  la base monetaria. Massa dijo que va a cerrar la canilla de la emisión monetaria para financiar  al fisco y Pesce dijo que la iba a abrir para pagar  los intereses de las Leliqs. Después queda una tercera canilla que es comprar dólares para poder cumplir las metas. Las tres canillas están inundando de pesos el mercado y en  consecuencia tenemos los tres dígitos de inflación; son números  que solo se ven en países que están en guerra, en   países que están bajo dictaduras, en países que  están en un loquero total macroeconómico.

No hay país  en democracia que tenga tres dígitos de inflación, salvo Argentina. Esto pasa justamente  porque Argentina decidió en los últimos 20 años volver al viejo modelo económico que es pro inflacionario.  No es casualidad. El populismo se financia aumentando bestialmente el gasto público financiándolo con emisión monetaria. Durante los últimos 20 años duplicamos el tamaño del Estado y, como no tenemos ni idea cómo financiarlo, le damos a la maquinita. El populismo trajo  los tres dígitos de inflación como siempre sucedió.”

LAS SEIS ESTRATEGIAS PARA PISAR EL DÓLAR 

Para mantener al dólar por el piso, el Gobierno tiene que cortar el flujo de dólares. “Creo que la forma en que va a pisar el dólar el gobierno se articulará de acuerdo a al menos a 6 estrategias”, pronostica el analista económico Damián Di Pace.

DÓLAR PUERTA A PUERTA: “Te bajo de 3000 a 1000 para evitar los courier.”  

DÓLAR PYME BLANCO: “Es una idea del Secretario de Industria, José Ignacio De Mendiguren. Las PyMES no pueden acceder al dólar, entonces que blanqueen los que ya tienen.”

DÓLAR TECH: “Es el que proviene de la Economía del Conocimiento. Están buscando la manera de estimular que liquiden el dólar mono tech con un cambio atractivo.”.

DÓLAR ORGANISMO MULTILATERALES DE CRÉDITO: “El que puede ingresar desde el  FMI, la Confederación andina de  fomento, el Banco Mundial y el BID.”

DÓLAR LICENCIA NO AUTOMÁTICA: “Consiste en pisar el dólar para el sector que lo pueda recibir.”

DÓLARES CUIDADOS: “Yo te voy a decir el precio del dólar cuando los vea para evitar la especulación.”