La provincia de Buenos Aires, por segunda vez en el año, salió a colocar deuda en Wall Street. Según sus funcionarios, la operación se concretó a las tasas “más bajas que ha pagado la provincia en su Historia”: captó US$ 500 millones en un bono a tres años a un interés de 5,75% anual, y otros US$ 500 millones en un título a 10 años a 7,785%. El objetivo principal es obtener financiamiento para infraestructura.

Debido a su rojo fiscal, hace menos de tres meses atrás, la provincia fue la primera en tomar deuda en el mercado internacional en la gestión Macri. Ahí se hizo de US$ 1.250 millones -la emisión más grande de la historia- a una tasa de 9,375%. Esta operación se concretó antes de que el Gobierno Nacional acordara con los fondos buitre la salida del default. En la licitación de ayer se utilizó una modalidad que consiste en colocar la oferta el mismo y “sorprender” al mercado.

“Estamos satisfechos con la colocación. Tomamos el dinero que queríamos a una tasa más baja que la de emisiones recientes. La situación era muy comprometida a principios de año, pero nos avocamos a constituir liquidez, para pasar de no pagar gastos a hacer obras, aunque estructuralmente la provincia tiene una situación delicada”, señaló Hernán Lacunza, ministro de Economía de Buenos Aires.

El monto ofertado fue US$ 4.600 millones, más de cuatro veces el tamaño de lo adjudicado. El bono a tres años paga íntegramente al final del tercer año, y el de 10 tiene vencimiento en los años nueve, diez y once. Gestionaron la colocación Citigroup, HSBC y Banco Santander.

“La provincia nunca en su Historia emitió abajo de 8%, es histórico. Esto refleja la confianza sobre la nueva administración”, aseguró Guido Sandleris, secretario de Financiamiento de la provincia.

El Gobierno bonaerense tiene aprobado en el presupuesto para 2016 la colocación de $ 60.000 millones (más de US$ 4.000 millones). De ese total $ 10.000 millones deben destinarse a municipios: el fondo de fortalecimiento de seguridad y el fondo de infraestructura municipal, que se entrega a medida que se presentan las obras.

Según explicó Sandleris, el objetivo principal de la emisión -término que se utiliza para referirse a cuando se solicita financiamiento es “hacer un gran gasto de infraestructura”. En la última emisión durante la gestión de Daniel Scioli un bono a 5 años pagó 10,25%. “Fue un título parecido al de 3 años nuestro, pero pagó un interés de casi el doble”, comparó.

Respecto a las emisiones ya realizadas, Córdoba obtuvo US$ 725 millones en un título a cinco años a una tasas de 7,125%, Neuquén captó U$S 235 millones en un bonos a 12 años a 8,625%, Mendoza recibió US$ 500 millones en un papel a 8 años con una tasa del 8,375%, Chubut colocó deuda por US$ 50 millones una tasa de 8,8%. La Ciudad de Buenos Aires colocó US$ 890 millones a 7,6%.

Fuente IEco