La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) anunció ayer un acuerdo salarial con el gremio de camioneros por un incremento de 37 por ciento a realizarse en cuatro pagos, que será abonado una vez homologado por el Ministerio de Trabajo.

A través de un comunicado, la entidad empresaria detalló que el acuerdo contempla el pago de un aumento de 15 por ciento en julio; 9 en septiembre; 8 en noviembre y 5 por ciento en marzo de 2017.

Los empresarios refirieron que “en el marco de un escenario de recesión de la actividad, el sector empresario realizó un inmenso esfuerzo y mejoró la oferta salarial que fue aceptada por la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros”.

El gremio tuvo que recortar sus expectativas de lograr un aumento anual del 42% y terminó aceptando una suba del 32% durante los meses que quedan del año. El 5% restante recién se cobrará con los sueldos de marzo.

La cámara patronal, además, resistió la presión para que las empresas paguen el Impuesto a las Ganancias, otra de las demandas más sentidas por los trabajadores de la actividad. Pablo Moyano reconoció que los descuentos por ese rubro alcanzan hasta 15 mil pesos por mes. Finalmente, confirmó que van a esperar al año que viene a que el gobierno de Mauricio Macri impulse cambios en ese tributo que pagan la mayoría de los empleados del sector.

El entendimiento se alcanzó luego semanas cargadas de tensión. El miércoles pasado, los empresarios ofertaron un aumento del 30,5 por ciento, lo que motivó la reacción del sindicato con el anuncio de asambleas de cuatro horas y un paro sorpresivo en los caudales desde ayer jueves. A ello se le sumó la posibilidad de que se concretara la próxima semana una huelga general de toda la actividad.

Pero la presión por las medidas de fuerza inminentes y la posibilidad de un desabastecimiento de los combustibles forzaron la llegada de un acuerdo entre las partes. Si bien Camioneros ganó en términos de incremento porcentual, tuvo que ceder en otros puntos como la distribución gradual de la suba y desistir del pedido de otros refuerzos salariales, como el pago de bonos no remunerativos que se alcanzaron en otros años.

“A pesar de la situación límite en la que se encuentran las empresas del sector, que durante todo este año debieron absorber duros aumentos en costos que no gestionan y que perdieron cerca del 50% de volumen transportado, se llegó a un acuerdo gracias al diálogo con los representantes gremiales“, señaló Juan Aguilar, secretario de Prensa y RR.II. de la Fadeeac.

Pablo Moyano, por su lado, celebró el pacto salarial. “Por un año vamos a estar tranquilos”, dijo el hijo del secretario general de la CGT Azopardo, quien ya anunció su decisión de renunciar a la dirección de la central obrera para dedicarse con mayor intensidad en la política del fútbol.

El aumento paritario de Camioneros es uno de los acuerdos más altos conseguidos este año por el movimiento sindical, quedando únicamente por detrás de Utedyc (40%) y la federación aceitera (38%).

Fuente Infobae