Muchos inversores dolarizados se sienten tentados en aprovechar la tasa en pesos. Pero hoy es un circuito bastante complejo. Para Santiago Lllul, vicepresidente de Futuro Bursátil, “es un riesgo”.

“Hoy la banda sube 1.5% todos los meses y eso hace que las tasas en pesos pierda atractivo y los inversores decidan ir a un bono que confían en la condición de emisión aunque no tanto en el contexto generalizado”, remarcó Llul.