Sabias palabras de mi mamá: no hay sustitutos para el trabajo duro”, afirma el último tuit que Mary Barra, la CEO y presidenta de General Motors (GM), posteó en las redes sociales con una foto en la que se la ve cocinando con su madre. Barra, que ayer pasó por la Argentina para inaugurar la línea de producción del nuevo Cruze, que se fabricará en el país, parece haber inspirado a Mauricio Macri: en un marco político muy complejo, el Presidente sugirió aquí que los despidos no se frenan por el simple hecho de dictar una ley, sino con mayor esfuerzo.

“La estabilidad es uno de los grandes factores. Tener un marco claro, estable y con reglas transparentes es muy importante”, afirmó la ejecutiva, y agregó: “Los cambios que apoyan ese ambiente de negocios nos hacen seguir pensando en invertir”. No obstante, la firma estadounidense estimó que, pese a que el país se convirtió en un polo de producción de pick-ups (se hacen aquí la Ranger, la Hilux y la Amarok y hay planes para que Nissan, Renault y Mercedes-Benz fabriquen las suyas en 2018), la Chevrolet S-10 se seguirá haciendo en Brasil.

Barra fue, sin embargo, generosa con Macri. “Sus extraordinarias reformas económicas hacen que GM fortalezca sus inversiones en la Argentina”, le dijo al Presidente en la presentación del nuevo automóvil.

La crisis en Brasil es un problema para la Argentina, lo que es reconocido en todas las terminales. Pero incluso puede ser un obstáculo para la alicaída competitividad local. “La oportunidad de incrementar el volumen [de producción] es la principal palanca” para mejorar la competitividad, comentó Barra.

No obstante, la CEO de GM reconoció que Brasil vive un “ambiente macroeconómico claramente muy difícil”. Sin embargo, dijo que “tiene confianza” en que el ciclo negativo va a revertirse. “Vemos la posibilidad de que el costo mejore a medida que el volumen se recupere también en Brasil”, agregó.

“El tipo de cambio en el modelo actual va a fluctuar en una banda de flotación. Hablar de esto no es prudente”, estimó Zarlenga. “Tenemos que concentrarnos en productividad real. Hacia adentro de la fábrica tenemos la misma capacidad que en cualquier lugar del mundo. Para afuera, vemos que se puede hacer una gran diferencia si el Gobierno avanza con el plan de infraestructura”, se esperanzó.

Barra tuvo tiempo para otro mensaje en tono maternal. “Es una buena oportunidad. Estamos contentos de que miren a GM como una fábrica de talento. Le deseo todo lo mejor”, dijo sobre el pase de la ex número uno de GM Argentina, Isela Costantini, a la cúpula de Aerolíneas Argentinas.

Las claves de la presentación

General Motors (GM) vivenció ayer el momento cúlmine de su llamado Plan Fénix, al inaugurar con el Presidente la línea de producción del nuevo Cruze

La inversión totalizará US$ 740 millones entre 2014 y 2017. Culminará cuando se fabriquen los motores de ese modelo en la planta de Rosario

El Nuevo Cruze es el auto más vendido de la marca GM. Se comercializa en más de 115 mercados en el mundo y será producido en sólo cuatro países, entre ellos, la Argentina

Fuente La Nacion