Como parte de la estrategia de darle más volumen al mercado local, la Comisión Nacional de Valores prepara una batería de normas que procuran facilitar las operaciones tanto de inversores como de empresas que busquen financiamiento. Uno de los aspectos más novedosos pasa por flexibilizar los requisitos para que un inversor extranjero pueda abrir una cuenta en una entidad local sin pasar por engorrosos procedimientos.

La idea es aprovechar el interés que tienen hoy fondos y compañías extranjeras por realizar apuestas en activos argentinos, pero tienen un menú muy limitado para hacerlo. Básicamente pueden adquirir acciones locales que cotizan en Wall Street (vía ADR) o un menú de bonos. Pero si pudieran abrir una cuenta en una entidad local se les amplía sustancialmente el menú, ya que estarían en condiciones de comprar acciones del panel general o del líder que no coticen afuera, también participar en licitaciones de Lebac, fideicomisos financieros o bonos en la oferta primaria.

“Si un inversor tiene una cuenta ya abierta en Estados Unidos, Europa o Chile, por ejemplo, no es necesario solicitar tantos requisitos para que pueda tenerla también en la Argentina”, explicaron fuentes del Palacio de Hacienda. La única cuestión más compleja, claro, es controlar que el extranjero cumpla con todos los requisitos de las normas antilavado, por lo que los cambios en las normas está siendo coordinado por la CNV, la AFIP y la Unidad de Información Financiera (UIF), que se encarga específicamente de esta tarea.

De la misma manera, también se reducirán los requisitos para compañías que deseen comenzar a cotizar en el mercado local, ya sea a través de Obligaciones Negociables o acciones. Hoy el proceso es tan engorroso que queda restringido casi exclusivamente a un puñado de empresas de primera línea.

Así se busca evitar que el mercado de capitales local continúe emigrando al exterior, donde se opera el mayor volumen de acciones, mientras que en el caso de

los bonos la cifra está más repartido. Contar con un mercado interno más fuerte permite bajar la dependencia de financiamiento internacional y los “humores” del mercado.

Los casi u$s 450 millones que consiguió ayer la Tesorería a través de la colocación de Letes en el mercado local marcan el camino, considerando que no hubo casi difusión. Pero teniendo acceso a dólares del colchón, no tiene mucho sentido salir al mercado internacional para conseguir divisas luego de la megaemisión para cancelar la deuda con los holdouts. Por otra parte, la idea es evitar pagar tasas demasiado altas en pesos (como hoy sucede con los Bonac) cuando la expectativa es que vayan reduciendo los rendimientos en moneda local junto con la disminución de la inflación esperada para los próximos meses.

Fuente Ambito / Por Pablo Wende