Después de doce meses consecutivos de caída, la actividad económica, medida por el INDEC, creció 2,6% en mayo. Fue por el impacto del campo que aumentó su producción 50%, tras la sequía del año pasado.

Asimismo el dólar estuvo estable, tras la autorización del FMI a poder intervenir discrecionalmente en el mercado de cambios al BCRA. Y la inflación desaceleró respecto a los registros de marzo (de 4,7% a 3,1% mensual). Estos factores combinados con la cosecha récord revirtieron el índice elaborado por el INDEC.

Sin embargo, el resto de los sectores, asociados a al consumo y los ingresos de las grandes ciudades en rojo.

Si tomamos los primeros cinco meses del año, la actividad, según el EMAE, tuvo una contracción de 3,1% en comparación con mismo período de año pasado.

Sólo cinco rubros de quince exhibieron alza. El campo fue acompañado, en el grupo que crece -en términos interanuales-, por “Transporte y comunicaciones” (1,8%), “Explotación de minas y canteras” (1,3%), “Enseñanza” (0,8%) y “Administración pública y defensa” (0,2%).

Entre los sectores en baja, el informe indica que la intermediación financiera cayó 16%, “Comercio” 11,4%, la industria se contrajo 6,5 y la construcción bajó 3,1%, todos en relación a mayo de 2018.

Miralo en el programa: