El gobierno de los Estados Unidos elogió las medidas adoptadas por el gobierno de Macri para enfrentar los “desafíos” que tiene el país y aseguró que ya hay interés concreto de empresas de ese país para invertir en la Argentina.

En diálogo con un grupo de diarios, Selig dijo hoy que “hay oportunidades significativas para que las empresas de Estados Unidos tengan más presencia en el país”.

De inmediato, aclaró que “la recuperación económica no será corta ni sencilla en la Argentina”.

“Los países que aplican políticas de apertura generan prosperidad y crecimiento”, afirmó.

Selig, quien se reunió con Paolo Rocca de Techint y Marcelo Mindlin de Pampa Energía, expresó que el conflicto entre Monsanto y el gobierno argentino “no afecta las relaciones bilaterales”, pero sugirió encontrar “una solución que sea positiva para ambas partes”.

Por su parte, Braun dijo a LA NACION que “es muy importante la visita, porque refleja las grandes relaciones de Estados Unidos al priorizar inversiones en la Argentina; esto redundará en oportunidades de negocios”.

En particular, se habló de “la facilitación del comercio exterior, temas de cooperación y financiamiento de las Pyme.

Sobre las preocupaciones informales del gobierno de Estados Unidos en torno de la persistencia de las licencias no automáticas, el funcionario argentino dijo que “ellos ofrecieron ayuda con la facilitación del comercio, pero no plantearon nada puntual en términos de queja”.

Además, agregó, “las licencias automáticas son un mecanismo válido, igual que la espera de 10 años que tuvieron que enfrentar los productores de limón para entrar al mercado norteamericano”.

En cuanto a los sectores que interesan, Braun dijo que “las energías renovables, las obras de infraestructura, el plan Belgrano en particular y proyectos de energía, agroindustria y minería”.

“La relación bilateral se encuentra en un estado muy positivo en términos comerciales. Para Estados Unidos, la Argentina es un socio prioritario y eso es una oportunidad relevante para nuestro país, porque se trata del inversor global más importante”, explicó.

Tanto Braun como Selig comentaron a La Nacion que la posibilidad de negociar un acuerdo de libre comercio, “no estuvo en la agenda” del encuentro que ambos mantuvieron anteayer en el Salón Federal de la Secretaría de Comercio.

Por otro lado, el funcionario norteamericano señaló que “para la Argentina será bueno que entren inversiones y tener mas acceso al mercado americano y a Estados Unidos le generará una mejor sociedad con este país, donde hay oportunidades significativas”.

Sobre los sectores que le interesan a los empresarios de su país, detalló que se trata de “informática, máquinas, proyectos de petróleo y agro”.

Selig elogió la existencia de “una población educada, recursos naturales y gran capacidad digital”.

Además, consideró que la Argentina puede seguir el camino de países que pasaron por sendas crisis, como Chile y México, para convertirse luego en “economías importantes”.

“Los países que aplican políticas de apertura generan prosperidad y crecimiento. El comercio es un camino correcto para crecer”, agregó.

Sobre el tiempo que demorarán las inversiones, dijo que “hay un período natural de digestión” de las políticas implementadas por el nuevo gobierno, pero aclaró que “las empresas todo el tiempo se acercan porque hay un creciente entusiasmo e interés” en la Argentina.

Tras admitir que “hay una gran cantidad de desafíos que existían cuando el presidente Macri asumió, como la alta inflación y una economía que se contraerá este año”, aclaró que “existe un progreso sustancial para que el país vuelva a crecer”.

En particular, tras la reunión con Lacoste, consideró que el gobierno tiene un “plan claro” para reducir la inflación, tanto en el corto como en el mediano plazo.

Más temprano, organizado por la Amcham Argentina, Selig se reunió con los máximos ejecutivos del JP Morgan, General Electric, General Motors, Microsoft, Citibank, Pfizer, Monsanto, United, Nike, Dow y Mondelez.

Fuente La Nacion