La regulación de los encajes bancarios permite al Gobierno cubrir una parte de las necesidades de financiamiento de forma muy conveniente. En los últimos dos meses, pasaron del 20 al 28%.

El encaje bancario es la porción de los depósitos que los bancos deben mantener inmovilizados (o sea, no pueden destinarlos a otras inversiones, como comprar Lebacs o dólares) para hacer frente a retiros de parte de sus clientes.

“El objetivo primero es secar la plaza y bajar el dólar. Pero el segundo objetivo, permite que el Gobierno se endeude barato”, explicó el economista Iván Carrino.

En el programa Qué Hacemos con los Pesos presenta la información sobre cómo se maneja el tema. Miralo.