Tras las elecciones, el Merval medido en dólares sigue la tendencia bajista que arrastra desde 2018. Desde la crisis cambiaria,con un mercado local en 1.800 dólares la caída ha sido casi ininterrumpida. En el corto plazo, el catalizador para el Merval es que se concreten algunas definiciones económicas como la inflación y el tipo de cambio para 2022.

 Martín Genero, analista de mercado, señala que, según el análisis técnico “los ADR están en una situación mucho más favorable que el resto de los papeles locales. Por ejemplo, Pampa energía ya ha superado la tendencia bajista hace seis meses. Lo mismo sucede con Irsa o Cresud.”   Las acciones con ADR, son las acciones Argentinas que cotizan en el Merval pero también cotizan en el exterior. Estos papeles suelen tener detrás grandes grupos económicos.

“La tendencia bajista de los Bancos Argentinos arrastra a todo el mercado.” señala Genero. Entre las cinco más perdedoras del panel líder del Merval hay cuatro bancos y a Cepu.

 

Caída de los bonos en dólares 

 Frente al comportamiento mixto del equity en el Merval, los bonos soberanos perdieron gran parte del recorrido que habían recuperado por los rumores de la confirmación del acuerdo con el FMI. Por ejemplo, el bono AL30 perforó su mínimo histórico de US $33.35 marcando un nuevo récord negativo. Así, este bono presenta un rendimiento del 25.70%, lo que demuestra la desconfianza y la falta de apetito por la deuda soberana Argentina.

El economista Mariano Gorodish señala que  “en las operaciones para obtener dólar contado con liquidación, se están usando más las acciones Cedears, a pesar de ser más caras. Los bonos están teniendo una enorme volatilidad.”

El recorte en los números de la última elección por parte del oficialismo, con respecto  a las Paso, llenó de incertidumbre y desconfianza en la plaza local. El mercado sigue esperando definiciones concretas con respecto al rumbo de la economía y de un plan económico que lleve alguna tranquilidad.

Mirá el análisis completo