El presidente del Banco Ciudad, Javier Ortiz Batalla, manifestó su satisfacción porque el nuevo Programa de Crédito Argentino (ProCreAr) emplea el esquema de otorgamiento de préstamos hipotecarios que ideó al gobierno porteño a mediados de 2012, cuando lanzó el plan Primera Casa BA.

“Celebro que el exitoso esquema que propuso la Ciudad de Buenos Aires con el crédito Primera Casa BA, llegue hoy a todos los argentinos a través del Procrear”, indicó Ortiz Batalla a Télam.

Explicó que al igual que el Primera Casa BA, en el nuevo Prorcrear “se ponderan las necesidades habitacionales y socioeconómicas de la gente, en lugar de dejar librado al azar de la lotería el anhelo de la vivienda propia”.

Además, remarcó que “se contemplan las problemáticas habitacionales de todo el país”, y destacó que “el Banco Ciudad vuelca toda su experiencia para estos nuevos créditos que darán soluciones de vivienda a miles de familias”.

Primera Casa BA es el programa de créditos hipotecarios con la tasa más baja del país, 19% anual, que lanzaron en conjunto el Instituto de Viviendas de la Ciudad (IVC) y el Banco Ciudad en junio de 2012.

El IVC realiza bajo un sistema de puntaje social la primera selección de los beneficiarios, que luego se presentan en el Ciudad para seguir la gestión de su crédito.

Procrear Solución Casa Propia, lanzado oficialmente ayer y al que ya adhirieron 13 bancos además del Ciudad, ofrece cuotas accesibles y plazos de hasta 20 años, y se realiza mediante un sistema de puntaje social y transparente que prioriza a las familias de acuerdo con su necesidad habitacional.

El programa combina una bonificación del Estado, ahorro familiar y un crédito hipotecario bancario en un esquema de cooperación mutua, y quien acceda podrá elegir la entidad bancaria entre todas las que forman parte del convenio.

Los beneficiarios que califiquen tendrán 60 días para hacer el trámite bancario y seis meses para concretar la operación de compra y acceder al crédito; y en el momento de la escrituración recibirán el dinero proveniente del subsidio estatal.

Fuente Telam