“El índice de actividad de marzo arrojó una caída del 0.7%. Si la economía no crece, tampoco lo hace el salario, ni el empleo, tampoco baja la pobreza”, señala Mariano Otálora, conductor de ¿Qué hacemos con los pesos? (A24) para quien la inflación no siempre es mala palabra. “No es lo mismo tener una alta inflación con una economía en crecimiento -que era lo que venía ocurriendo-, que estar en estanflación.”

Para el economista Salvador Di Stéfano los altos niveles inflacionarios responden a dos situaciones. “Por  un lado, no hay que perder de vista que es una economía en la que no existe la inversión y, por el otro, tenemos un estado absolutamente financiado contra emisión monetaria.” Los números son elocuentes.  El déficit de $170 mil millones, casi 3 veces lo que se registró en abril del 2021, fue financiado con emisión. Y en lo que va de este trimestre ya se emitieron $254000 millones. “Estamos ante un descalabro de emisión, déficit y falta de inversión”, alerta el especialista quien pronostica “si se aumenta el tipo de cambio un 4%, seguro que la inflación de mayo será como mínimo del 4%.”

AGOSTO, UN MES CLAVE

Desde que asumió Fernández, el dólar blue aumentó un 161%, el MERVAL subió 111%, el IPC 152%, con 118,9% el índice automotriz IPCA le ganó a la inflación, el CAC un 192% y la soja un 234%. ¿El blue de entre $200 y $210 es un dólar barato?.

Según Di Stéfano “es una ganga. Cuando el dólar blue, el MEP, el contado con liqui están cercanos al solidario -que está en $204- son precios de ganga porque claramente estás con un atraso que se remonta a octubre del 2020, cuando desde aquella época hemos tenido una inflación que supera el 100%.”  Al decir del especialista, el atraso radica en un cronograma de vencimientos impositivos monumental: en mayo vencen Ganancias de personas jurídicas, en junio el anticipo de Ganancias de personas jurídicas, en julio se paga el aguinaldo y en agosto el Impuesto a las Ganancias de personas físicas y bienes personales. “La gente está detonada. Veo con preocupación una caída en la demanda de dinero que acelera la tasa de inflación. Me parece que una vez que pasen todos estos vencimientos vamos a ir a un escenario de fuerte suba del blue, porque se conjugan el final de los vencimientos y el ingreso de dólares de la cosecha. Por eso, a partir de agosto podemos tener sorpresas importantes en el mercado financiero.»