La cifra es semejante a la que ganó la innovadora Apple en un trimestre de 2015 en el que batió todos sus récords. También se acerca a lo que la alemana Bayer ofreció para quedarse con su competidora Monsanto. O al dinero que Brasil destinó en 2016 a financiar a sus productores.Se trata de unos 58.000 millones de dólares que, de acuerdo con un estudio de la Sociedad Rural Argentina (SRA), serán los que invertirá el sector agropecuario argentino durante el corriente año. Parece poco dinero frente a aquellas comparaciones internacionales. Pero para una economía necesitada de inversiones, resultará una gran bocanada de aire.

Los economistas de la SRA, en realidad, actualizaron los datos de un trabajo llamado “De la Tierra al País” que realizaba en los últimos años AACREA con financiamiento de la desgastada Mesa de Enlace. Entonces, en tiempos de kirchnerismo, se intentaba mostrar los importantes niveles de inversión del campo con el propósito de conmover al anterior gobierno para que cesara con sus agresiones. Ahora, el nuevo trabajo de la Rural  también tiene alto contenido político: en momentos en el que el presidente Mauricio Macri reclama una mayor apuesta de los empresarios, las huestes ruralistas quieren mostrar el acierto de las nuevas políticas para el sector. De allí tanto énfasis en destacar un proceso que se repite año tras año.

“La eliminación y reducción de retenciones a las exportaciones, sumada a la quita de trabas al comercio exterior, fueron fundamentales paragenerar confianza e incentivar inversiones en uno de los sectores más dinámicos de la economía de nuestro país”, inicia el informe de la SRA, que asegura que “el campo invertirá durante este año 58.000 millones de dólares”.

“La reactivación es evidente: el 80% de ese dinero se gasta y se invierte en los pueblos donde se produce. No hay sector en la economía que tenga una reacción tan rápida y tan beneficiosa para mejorar la calidad de vida de todos los que habitan nuestro vasto territorio”, exalta la entidad que preside Luis Miguel Etchevehere.

Un dato curioso, contra la que vulgarmente se supone, es que la ganadería bovina será la actividad que inyecte máyor cantidad de dólares, unos 22.500 millones o el 39% del total esperado. En un desglose, el estudio indica que se gastarán 13.765 millones para la reposición de hacienda; otros 3.446 millones en gastos directos (principalmente alimentos, pasturas y sanidad), cerca de 2.576 millones en gastos indirectos (estructura y financiamiento) y 1.075 millones para adquirir bienes de uso durable.

En este ránkig por grandes sectores, en materia de inversiones quedará segunda la agricultura, quei invertirá cerca de 21.000 millones de dólares, que equivale a 36% del total.

“Las intenciones de siembra de los diferentes cultivos marcan una expectativa de aumento de área total”, indicó el trabajo, que destaca los casos del trigo, maíz y a girasol. “Se sembrará un total que superaría las 34 millones de hectáreas, con una producción de más de 110 millones de toneladas“, arriesga la entidad.

Como datos concretos del repunte de la actividad, la Sociedad Rural señaló que las ventas de fertilizantes mejoraron 25% durante el primer cuatrimestre. Y que las ventas de cosechadoras aumentaron un 20%, las de sembradoras el 28% y la de implementos agrícolas 9%. “Otro de los sectores que siente con fuerza el cambio es el de la industria automotriz, ya que la demanda de camionetas marca un aumento del 25%en lo que va del año”, se añade.

A los economistas de la Rural se les complicó buscar datos tan alentadores en el sector lechero y muchas de las denominadas economías regionales. De todos modos, indicaron que la producción tambera explicará 8% de la inversión total, las actividades de granja (pollos y porcinos) otro 7%, los cultivos plurianuales (como los frutales) un 8%, y la horticultura el restante 2%.

El sector agropecuario está a la altura del desafío. En los próximos 5 años, producirá un 50% más de alimentos, que van a representar la creación de 1.300.000 millones de nuevos empleos directos e indirectos. De esta manera, se está alcanzando una mayor productividad para compensar la falta de competitividad sistémica que el sector padeció durante la última década”, señaló el trabajo de la tradicional entidad rural, que en los últimos meses incluso se había ilusionado con que Etchevehere ocupara el sillón de ministro de Agroindustria del macrismo.

Fuente IEco