El Banco Central volvió a reducir la tasa del plazo más corto de las lebacs (letras del BCRA) en 1 punto porcentual, lo que la ubicó en 34,25%. En todo mayo la autoridad monetaria bajó en 375 puntos básicos el interés de la letra a 35 días, que se encontraba en 38% a principio de mes.

Las lebacs canalizan pesos del sistema financiero en detrimento de otros activos (dólar o bonos), o actividades (pymes o inversiones), y son la herramienta central de la entidad monetaria contra la inflación. La fuerte suba inicial del interés que pagan las letras se dio comenzando marzo, cuando el dólar se encontraba en una escalada en su valor.

En esta licitación el BCRA señaló que los datos de la inflación para mayo “muestran un comportamiento disímil durante el mes, con una primera quincena con aumentos de precios (incluyendo, entre otros, las subas de combustibles y cigarrillos) y una segunda quincena de desaceleración”. A la vez reconoció que “durante la semana no ha habido datos oficiales sobre la marcha de los precios”.

Si resaltó que “las expectativas de inflación que sigue el BCRA han mostrado un leve descenso, a medida que se van superando los efectos de los cambios en los precios relativos, y se mantienen estables en 1,5% por mes para el último trimestre del año”.

Las propuestas alcanzaron un nivel de $ 60.866 millones y se adjudicaron $ 60.178 millones, lo que implica la renovación parcial del vencimiento que era de $ 60.315 millones y una baja en el stock en circulación por $ 137 millones. Esto generó una expansión de la base monetaria de $ 3.100 millones. Sin embargo hubo “una absorción de $21.929 millones por operaciones en el mercado secundario durante la última semana, dando como resultado un efecto contractivo total por operaciones de LEBACs de $18.829 millones”.

La suba de tasas en marzo fue con un dólar creciendo, pero ahora el contexto es diferente, ya que el billete verde se encuentra con presiones a la baja debido al incremento en las liquidaciones de los exportadores, que es estacional.

Asimismo, el nuevo recorte se da tras el anuncio de una suba del dinero que deben dejar inmovilizados los bancos (encajes) en junio y julio, y que representa alrededor de $ 50.000 millones.

El recorrido al descenso de las tasas comenzó a principio de mayo, en medio de declaraciones del Presidente, Mauricio Macri, que se mostró preocupado porque las tasas “vayan bajando”, y del ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, que afirmó que el descenso se daría “más pronto que tarde”.

Los argumentos del Central para bajar el interés en el mes siempre tuvieron como hilo conductor “la baja en la inflación núcleo” (sin impacto de tarifas, productos volátiles o estacionales), que la entidad afirmó corroborar en las mediciones de abril del IPC de la Ciudad de Buenos Aires (6,5%) y del IPC San Luis (3,4%). Sin exclusiones, ambos indicadores arrojaron cifras superiores a las de marzo. El Central también se apoyó en una reducción del ritmo de incremento del índice de precios mayoristas relevado por el INDEC (1,5% en abril).

Fuente IEco