La petrolera estatizada YPF encontró al sucesor de Miguel Galuccio. Desde el 1° de julio, Ricardo Darré asumirá formalmente como nuevo CEO de YPF. El ejecutivo, designado para ocupar el cargo que hasta ahora era ejercido en forma interina por Daniel González, desarrolló una carrera con perfil técnico a lo largo de tres décadas en la industria petrolera, vinculado especialmente con el sector de exploración y producción de hidrocarburos, de manera que tiene un perfil similar a su antecesor.

Desde 1998 fue asumiendo cargos jerárquicos en las operaciones de la compañía en Noruega, Rusia, Reino Unido, Francia y los Estados Unidos.

A partir del mes próximo, Darré tendrá a su cargo la gestión operativa y las tareas vinculadas con la producción de YPF.

“Con la incorporación de Ricardo Darré, reafirmamos el compromiso con una gestión absolutamente profesional de YPF que potencie el desarrollo de nuestra producción y nuestro posicionamiento estratégico en el mercado, con foco en la productividad, la innovación y la tecnología. Esto es esencial para maximizar nuestras inversiones y el rol protagónico de la empresa en la búsqueda del autoabastecimiento energético del país”, señaló Gutiérrez, en un comunicado que envió la empresa.

Por su parte, el nuevo ejecutivo afirmó: “Siento orgullo y una gran emoción por haber sido seleccionado para contribuir al desarrollo de YPF. La compañía tiene muy buenas áreas geológicas y una sólida base industrial que es altamente competitiva en todas las etapas del proceso, desde el pozo hasta nuestros clientes. Pero sobre todo, la fortaleza de YPF está basada en su equipo de profesionales argentinos, que está entre los mejores del mundo”. Acorde con los tiempos, Darré intentará diversificar la actividad de la empresa más allá de los hidrocarburos.

El crudo, en su nivel más alto en meses

El petróleo subió ayer a su nivel más alto de 2016 en Nueva York debido a la reciente caída del dólar, amenazas sobre la producción nigeriana y un aparente optimismo de Arabia Saudita sobre las perspectivas del mercado. Los precios del barril de referencia (WTI) para entrega en julio ganaron US$ 1,07, a US$ 49,69, un nivel al que no cerraba desde julio de 2015.

En Londres, en tanto, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en agosto ganó US$ 91, a US$ 50,55, su mayor nivel desde octubre.

El incremento en el precio internacional del crudo favorece la intención oficial de alinear los precios locales con el mundo, pero aumenta la factura de la importación de energía, una de las responsables del déficit.

Fuente La Nacion