Mercado internacional
Mientras el mercado referente de Wall Street se mostró un tanto inquieto durante la semana, una de las noticias que más se esperan en el país del norte es sobre la posición del actual presidente de la FED, Jerome Powell, quien discute su continuidad con Lael Brainard a cargo del organismo. Las discusiones en el senado se alargan y si bien las estimaciones ponían a Powell por encima con mayor apoyo de los republicanos, el correr de los días fue emparejando los porcentajes. Por lo tanto, se espera que el actual presidente Powell persista en el cargo, aunque la confirmación aún no está cerrada.Por otro lado, el crudo amaneció con bajas importantes el día de la fecha que rápidamente se trasladaron a los precios de activos ligados al rubro. Entre estos, los ETF energéticos o directamente relacionados al petróleo y gas cedieron entre 4% y 5%. Si bien las empresas del sector sufrieron los efectos, podría ser un inicio positivo a nivel general ya que la crisis energética pone presión inflacionaria a una cantidad de países.Entre los principales sectores estadounidenses, el financiero es el que peor se desempeñó detrás del petrolero y energético. Si bien ninguno propuso variaciones semanales escandalosas, el grupo que componen a los bancos experimentó una baja en torno al 3%, mientras que la contracara estuvo en el tecnológico con más del 2% a favor semanal.

En esta línea, los índices se vieron impulsados por la dinámica de los sectores y mostraron facetas totalmente dispares. Mientras el índice industrial Dow Jones arrastró descensos diarios que lo dejaron cerca del 1% hoy y del 2% en la semana, el Nasdaq marcó un nuevo máximo histórico avalado por el mejor desempeño que experimentaron las empresas tecnológicas durante la semana. En cuanto al S&P 500, no presentó variaciones significativas semanales, pero no se despega de los máximos.

En cuanto a las criptomonedas, no estaban pasando su mejor semana y exponían descensos que se trasladaban hacia las empresas vinculadas al sector. No obstante, hoy revirtieron la situación y las empresas relacionadas a blockchain y monedas digitales despiden la semana con buena cara y una larga hilera retornos positivos que ascienden hasta el 9% en dólares en algunos casos.

Mercado local
El índice Merval no dio tregua. En lo que se refiere a esta semana, el mercado dio la sensación de haber perdido una buena parte de las expectativas optimistas que venía ofreciendo desde inicio de mes y se apoyó en las dudas que permanecen ante la variedad de panoramas poselectorales, con una volatilidad en las cotizaciones que no deja de ser protagonista de la escena.

En este sentido, el fuerte descenso de la renta variable volvió a plasmarse en todas las pantallas y minimizar la suba de ayer, retomando la dinámica correctiva y preocupante que llevó a las acciones a marcar bajas semanales que llegaron al 15% y vieron su peor cara en los bancos. Entre los casos más significativos semanales estuvieron Grupo Financiero Galicia (GGAL) con 15,64%, Frances (BBAR) 16,28%, Central Puerto (CEPU)16,46%, Aluar (ALUA) 12,37%, YPF (11,10%), entre otros.

En esta línea, hoy el índice Merval profundizó la caída en 4,26%. En términos semanales, el descenso fue de 9,76% y lo dejó en los 85.695 puntos. Respecto al volumen operativo fue decreciendo a lo largo de los días, con $2.346 millones el lunes y hoy 1.573 millones, el número más bajo de la semana. En cuanto al índice medido en dólares, la cifra marcó un cierre en torno a los US$395, es decir, alrededor del 8% negativo respecto al viernes anterior.

Los bonos soberanos en dólares fueron unos de los activos más llamativos durante la semana, y no por atraer expectativas optimistas, todo lo contrario, las bajas preocuparon al público ya que, dentro de la legislación local, el bono a vencimiento 2030 y más operado, AL30, presentó descensos abrumadores que no parecían tocar piso. Entre números, perforó los mínimos históricos de US$ 33,35 y marcó récords negativos en tres ruedas seguidas hasta hoy, en que parecen haberle puesto un piso a los US$ 31 en base a cierre para culminar la jornada de hoy en US$ 31,40 con una recuperación del 0,61%. A la par, el GD30 de legislación extranjera no recuperó respecto de ayer, y durante la semana también mostró una dinámica bajas, aunque en menor medida y todavía con margen antes de ver los mínimos. En consecuencia, el AL30 local supone una tasa exigida en torno del 25,70% y paridad de 31,3%, mientras que su par GD30 rinde el 22,3%.

Como punto a tener en cuenta, los bonos mantendrán las expectativas puestas en las conversaciones con el FMI y las noticias concretas sobre las condiciones de un acuerdo que pueda surgir, ya que para el público inversor será fundamental evaluar los activos con datos sólidos al respecto, mientras que demandarán un programa económico consistente que pueda disipar la incertidumbre actual y empujar las cotizaciones hacia un horizonte con ascensos.

Entre noticias positivas, el jueves se logró colocar deuda por $126.000 millones en el mercado a tasas razonables y que le ofrecen al Ministro de Economía, Martín Guzmán, más aire para enfrentar los vencimientos futuros.

En cuanto a las expectativas de devaluación, hubo descensos a lo largo de la curva de futuros de dólar en Rofex. Mientras el viernes pasado los tramos de 2022 mostraron tasas por encima del 65%, muchas posiciones cedieron por debajo de los 60% anual.

Por último, después de meses los tipos de cambio por mercado a través de los bonos AL30 y GD30 convergieron a cifras similares y hasta con el de ley local se apreció una cotización más cara. Con algo de spread entre ellos cerraron hoy en $203,03 con el AL30 y $205,58 con el GD30. Por su parte, el CCL (contado con liquidación) despidió la semana en $214,85

Fuente: Rava Bursátil