Hay familias que tenían sus inversiones en bonos, que al día de la fecha sufrieron caídas superiores al 50% en dólares. Si lo venden en el mercado estarían reconociendo una pérdida enorme, si se quedan con el bono están expuestos a la reestructuración, que sería con quitas tanto de capital como de los intereses del orden del 30 o 40%, según los rumores del mercado.

“Por ejemplo, hay bonos como el AO20 que cotizan a menos de u$s 40 y se los puede tomar como forma de pago hasta un 100% de su paridad. También tuvimos casos de empresa que se quedaron con Letes o Lecaps reperfiladas y prefieren pasarse a otros activos y reducir su riesgo”, comenta Leonardo Rocco presidente de Sat Group, firma a cargo del desarrollo de Barrio La Magdalena en Canning.

Damián Bourdieu, impulsor de estos canjes, agrega a Eidico, Caputo y Monarca entre otros grandes desarrolladores que se suman a la propuesta de Bonos Inmobiliarios para la compra de unidades tomando el 100% del valor nominal del bono.

Sucede que muchas familias están invirtiendo en la construcción de su casa, aprovechando la caída del metro cuadrado que, según el índice que elabora Reporte inmobiliario, fue del 45% entre fines de 2017 y agosto de 2019.

“La explicación es sencilla: del componente de construcción el 50% corresponde a mano de obra en pesos y el resto son materiales que en gran parte no siguen directamente al dólar. El que tiene dólares aprovecha para construir en estos momentos, en donde el metro cuadrado cayó mucho, los precios son muy competitivos y permite hacer un gran negocio”, comenta Germán Gómez Picasso, fundador de Reporte Inmobiliario.

“El canje parecería que será más complejo y perjudicial de lo que el mercado proyectaba”, advierte Juan Manuel Carnevale, especialista en Mercado de capitales. Y completa: “En un contexto semejante, poder utilizar bonos, tomados a precios superiores a los de mercado para la compra de terrenos me parece una alternativa válida”.

Fuente | El Cronista