Las cuentas del Estado Nacional cerraron el mes de abril con un déficit de $12.757,9 millones, lo que representó una caída de alrededor del 35% respecto al resultado negativo registrado en igual mes del año pasado

La Secretaría de Hacienda informó que esta caída significa algo más de $7.100 millones frente al déficit de algo más de $ 19.800 millones verificado en abril de 2015.

Al considerar las rentas financieras originadas en el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Anses, las utilidades del BCRA y el pago de intereses de la deuda pública, el resultado financiero de abril marcó un déficit de $17.074,9 millones, lo cual representa una disminución interanual de $7.028,5 millones respecto a igual mes de 2015.

En el primer cuatrimestre del año el resultado primario sin rentas financieras fue deficitario en $62.402,7 millones, representando una mejora de $1.764,3 millones en relación al déficit registrado en el primer cuatrimestre de 2015.

Este comportamiento fue producto de un crecimiento del 29% en términos interanuales en los ingresos primarios, para sumar $99.783,6 millones, contra un incremento del gasto primario del 24%, para llegar a $98.019,3 millones. En este mismo período, el resultado financiero registró un déficit de $51.640,9 millones, lo que mostró una mejora interanual de $30.212,9 millones.

El Jefe de Gabinete de la Secretaria de Política Económica, Vladimir Werning, explicó a la prensa, que si se saca el efecto de la inflación en la comparación interanual, las cuentas del Estado redujeron su déficit un 24% interanual en términos reales. Para hacer esta comparación “se tomó el promedio directo de los índices de inflación de San Luis y el de la Ciudad de Buenos Aires”, señaló el funcionario.

La evolución de las cuentas del Estado entre enero y abril, “resultó perfectamente convergente con la meta anual de un déficit del 4,8% del PBI, por lo cual no tenemos previsto revisar la meta”, aseguró Werning. Destacó que a partir de abril, cuando el gobierno alcanzó un acuerdo con los “holdouts” se le abrió el acceso al crédito a los mercados financieros a mejores tasas, lo cual hace que baja el gasto de capital.

También ayudó a contener el gasto durante el primer cuatrimestre del año el menor nivel de ejecución de obras públicas “debido a que hubo que hacer varias auditorias”. Por eso “es de esperar que a partir de mayo y junio, esas obras comiencen a reactivarse”, dijo Werning.

“Este es un año de transición, donde se están tomando medidas para proteger a los más vulnerables, quitando impuestos distorsivos para activar la economía, arreglando situaciones financieras, por los que muchas partes del presupuesto que se van a ir acomodando”, concluyó el funcionario.

Fuente Ambito