Para el empresario Dante Choi, de Peabody existe riesgo de que las industrias no resistan. “En nuestro sector estamos viviendo con zozobra lo que está pasando. Aunque el sector de electrodomésticos está fabricando, al producir artículos de temporada, necesitamos prever la producción con 10 ó 12 meses de anticipación. Aunque tenemos todavía materia prima, nos encontramos con muchas dificultades. No podemos pagar al exterior con lo cual los proveedores están amenazando que no van a embarcar y, de seguir así, tendremos problemas en el corto plazo. Por otro lado, los proveedores de materia prima locales no nos están entregando con facilidad la compra que ya habíamos pactado. Además, el precio de las materias primas está subiendo; en las últimas 3 semanas el precio internacional del hierro cayó un 20%, pero en Argentina subió un 8% después de las últimas medidas del BCRA. Es así que no encontramos chapa ni aluminio etc. Hasta el primer semestre veníamos creciendo a un ritmo muy grande. Y todas las fábricas que conozco tenían planes de expansión, pero al inicio del segundo semestre el país se convirtió en otra cosa. Antes el problema era que no conseguíamos materia prima.No es que las industrias veníamos acopiando de más ni adelantando la compra. Además, en nuestro caso no invertimos en dólar financiero, ni en CCL, ni MEP, sino en materia prima. Lo bueno es que salió una resolución que flexibiliza los pagos al exterior por parte del gobierno; ahora estamos esperando que desde el BCRA sigan con esas medidas para tener alguna certeza. Hay industrias que tienen la producción parada y otras que no tendrán alternativa en los próximos días. Y la reactivación llevará muchos meses.”

LA OTRA CARA DE LA MONEDA

El control de las importaciones también puso sobre la mesa las estrategias que ciertos empresarios utilizaban para sobrevivir a la asfixia fiscal.

Con esta brecha cambiaria del 130%, el gobierno descubrió que había sobrefacturación de importaciones y puso el ojo. Lo mismo con la subfacturación de exportaciones. “Es impresionante lo que Paraguay está exportando de soja que no tiene- señala el periodista Mariano Gorodisch. “Porque el dólar soja está $80, dado que es el mayorista comprador menos las retenciones. Y después el empresario tiene que comprar insumos a $300. Cuando el BCRA no le da los dólares, el exportador tiene que ir o al CCL a $300 y por 90 días no puede acceder al bulk. Por eso es que prefieren quedarse con el producto antes que quedarse con pesos que luego no les servirán para el precio de reposición. Lo que les queda a las empresas chicas es ir al blue, pero no las grandes. Por eso no hay stock. El gobierno está pidiendo que lo esperen hasta septiembre para estudiar posibles flexibilizaciones. Serán 45 días fuertes, porque luego de ese período vendrán algunos dólares.”