El Gobierno está postergando el plan de recompra de cupones ligados al PIB que recompensen a los tenedores de estos activos cuando la Argentina muestre un crecimiento mayor al 3%.

La recompra de hasta USD 13,8 billones en cupones se había anunciado en el pasado mes de junio y estaba prevista para el último mes de 2016, a más tardar enero de este año.

“El retraso se debe a que el Gobierno tiene pensado primero financiar los vencimientos de deuda de este año y emitir nuevos bonos para cubrir parte del déficit fiscal. Se habla que saldría con la emisión de un bono en dos o tres tramos por un valor mínimo de USD 5 billones. Dependiendo del importe que el mercado le ofrezca y a una tasa razonable, podría ser de hasta USD 10 billones”, explican en un informe de la consultora Research For Traders (RFT).

Fausto Spotorno, economista jefe del estudio O.J. Ferreres,  comenta al respecto que “la medida tenía cierta lógica cuando la planteó Prat Gay porque los cupones de PBI estaban a un precio interesante para comprar. El Gobierno lo que entendía que con eso reducía el flujo de fondos futuro que tiene que pagar por los cupones”.

“En aquel momento la Argentina tenía capacidad de comprar deuda. Después de eso, la deuda Argentina empezó a subir y también empezaron a valer menos los cupones. Por tanto lo de la recompra ya no es conveniente”.

“La razón principal tiene que ver con el precio del cupón. Cuando el cupón vale mucho, no le conviene. El valor del cupón puede subir porque la tasa de interés baja o  porque hay más posibilidad de crecimiento de la economía argentina. Y las dos cosas han sucedido. Ahora empezó la economía a mostrar señales de recuperación y la tasa de interés ha bajado desde principio de año para acá”.

Una cuestión política

Hay muchas prioridades previas al cupón ya que antes de 2018 no paga nada. Así lo afirma Juan Manuel Carnevale, especialista en Finanzas. “El Gobierno para hacer esa recompra, salió a pedir plata en 2016, unos 2.580 millones de dólares para salir a recomprar los cupones atados al PBI. Cuando se va Prata Gay, el tema lo sacaron de agenda. Es lógico suponer que el dinero que se pidió lo hayan usado para otra cosa o estén en las reservas y la recompra de cupones no se haga porque es innecesario”.

“El cupón en pesos, si Argentina crece más de 3,22 % va a pagar 24 pesos en diciembre de 2018. El cupón en dólares, aún le falta pagar 30 dólares más de flujo, que serían 7, 8, 9  y 4 dólares entre 2018 y 2021”.

“Con esos flujos de fondos que tienen que enfrentar a futuro, decidieron que no tiene sentido dedicarse a eso ahora. Esta necesidad sobre la que insistía Prat Gay desapareció. Por tanto se suspende”.

“Hoy hay que priorizar bajar el gasto público y optimizar todo lo que es la parte de productividad de Argentina. Brasil, habiendo devaluado su moneda, tiene un superávit comercial de 46.000 millones de dólares, lo cual es récord en los últimos 48 años”.

“Si no trabajamos sobre la competitividad estamos complicados. La única opción que nos queda es devaluar y atender a los sectores industriales”.

Opción para inversores

“Recordemos que los cupones ligados al crecimiento pagan renta cuando la economía crece por encima del 3,26% (según las condiciones de los títulos). Pero difícilmente los inversores cobren dicha rentabilidad en un contexto en el que el consenso tiene previsto una expansión del PIB de 3% para este año.

Recién para 2018 se estima que el país crecería al 3,5%”, advierten desde RFT.

Para Fausto Spotorno, “como instrumento puede ser interesante para el mercado pero estás jugando con algo muy riesgoso, por lo tanto puede ser muy rentable. Y las proyecciones de crecimiento están muy en el límite de lo que paga el cupón. En nuestra consultora esperamos el 3,5 %”.

Por su parte, para Juan Manuel Carnevale, tiene buena proyección. “Ahora que no está Prat Gay, los cupones tendrían que ser una de las herramientas más buscadas por inversores institucionales. Es una salida que el mercado no lo está priceando porque no creen que Argentina crezca más del 3,22% en 2017, pero por un tema de arrastre estadístico, vinculado al ingreso de capitales por el blanqueo, Argentina ya está en ese nivel de crecimiento. Por tanto, si Argentina no cae, el 3,2% ya está asegurado por la plata que entra del blanqueo”.

Para Carnevale, en rigor de los dos cupones, el de pesos es el más atractivo porque la tasa de retorno que te da en dos años, no te la da ningún instrumento de renta fija en Argentina.