La mudanza es una de las situaciones dentro de lo cotidiano más estresantes para una persona. Y para un inquilino ese estrés se puede multiplicar al analizar los valores que en la actualidad se manejan en el mercado inmobiliario. El costo de los alquileres de departamentos de dos y tres ambientes subió en el último año casi un 50 % en la ciudad de Buenos Aires, incluso por encima de la inflación. El precio promedio para unidades de un ambiente es de $4899, mientras que para los dos ambientes el valor es de $6831 y el de tres $10.824 mensuales. A su vez, los contratos ahora se firman con un ajuste del 15% semestral. Y todo esto sin tener en cuenta las expensas.

Los precios más elevados se registran en unidades de Puerto Madero, Palermo, Recoleta, mientras que las más bajas en Flores y Balvanera. La mayor concentración de ofertas de departamentos en alquiler es en el barrio de Palermo, donde se registra un 22% del total, seguido por Recoleta con el 15% y Belgrano con el 9%. En cambio, en barrios como Matadero, Pompeya, Parque Patricio y los del sur de la ciudad, la oferta de unidades se observa con un porcentaje de participación por debajo del 1% alternative au viagra.

Los más caros

Si tomamos como ejemplo un departamento de 46 metros2 (un dos ambientes cómodo), el barrio más caro es Puerto Madero. El ostentoso barrio apuntado a un target alto registra precios de alquiler mensual promedio de $ 14.000 para un dos ambientes. El segundo barrio más caro para alquilar es Palermo, que para uno dos unidades promedia valores de $ 9.000, si bien no es económico es bastante más barato que Puerto Madero, y con mayores facilidades respecto al transporte.

En tercer lugar entre los distritos más caros se ubica Recoleta, que ofrece departamentos de 46 metros2 a $ 8.000. Para cerrar el “top five” de los barrios más costosos se ubican Belgrano y Barrio Norte, donde alquilar un dos ambiente ronda los $ 7.500.

 Si la capacidad monetaria mensual no permite alquilar un departamento de similares dimensiones en los barrios nombrados anteriormente, un escalón más abajo se puede encontrar alternativas más económicas como Caballito, Villa Crespo y Almagro, tradicionales barrios porteños ubicados en el centro geográfico de la Ciudad de Buenos Aires, que registran alquileres promedio entre $ 6.000 y $ 6.500.

 

 En el rubro unidades de tres ambientes, en el podio de los barrios más caros, se ubican Puerto Madero con un precio de alquiler promedio de $ 25.000/ $30.000 (hay de hasta $ 40.000), Palermo entre $ 20.000 y $ 25.000, Belgrano $ 15.000 y más atrás Núñez ($12.796). En Caballito, Almagro, Villa Crespo o Villa Devoto los departamentos de tres ambientes oscilan los $ 10.000.

 Y los más baratos…

  Los barrios del sur de Buenos Aires son los más baratos para alquilar una propiedad, aunque la mayor oferta de unidades se concentra en el centro-norte de la ciudad, según datos del Instituto de Estadísticas de CABA. Por lo general, los alquileres más baratos de viviendas de dos ambientes se concentran en los barrios de Flores, La Boca, Versalles o Agronomía; y en Lugano, Liniers o Villa Luro para los de tres ambientes.

En La Boca, a metros de Puerto Madero, del Microcentro porteño y de los accesos a Capital Federal, el clásico y popular barrio del sur de la ciudad registra alquileres en propiedades de dos ambientes que rondan los $5.300. En La Paternal o Barracas se paga un promedio de $5.000, mientras que de tres ambientes ronda los $6.500. Por su parte, en el barrio de Once los valores oscilan entre $5.500 y 7.000 respectivamente. A su vez, los barrios más económicos para alquilar son Liniers, Balvanera, Flores y Constitución, donde se puede encontrar departamentos de dos ambientes por menos $5000.

¿Por qué suben los alquileres

Si se buscan motivos, se pueden resaltar y reconocer varios, entre ellos, la falta de regulación por parte del Estado, la alta inflación (el ajuste antes era anual, en la actualidad es semestral), la devaluación del peso, el tarifazo en los servicios, el limitado acceso a créditos para vivienda propia, alta demanda sostenida para alquilar, bajas operaciones de compra-venta, dueños especuladores, inmobiliarias que no se atan a la ley, inexistencia de un parámetro para fijar precios. Además, la renovación de los contratos viene con un aumento que ronda los 40%, a lo que hay que sumarle un 15% de ajuste semestral, la comisión inmobiliaria y futuros aumentos de expensas cuando los encargados de edificio definen sus paritarias.

Es importante tener en cuenta algunos puntos trascendentales en el momento de alquilar. Para firmar un contrato, hay que abonar un mes de depósito y otro de adelanto, la comisión inmobiliaria que es del 4,15% en la ciudad pero algunas inmobiliarias cobran hasta un 9%. Eso, más los gastos de certificación de firma, revisión de garantías, Veraz y sello. Suma que resulta equivalente al valor de tres alquileres para ingresar.

Nuevo proyecto de ley

A fines de noviembre pasado se llevó a cabo la media sanción en el Senado al proyecto de  ley que regula los precios de los alquileres. La ley, que plantea modificaciones al Código Civil y Comercial, fue aprobada por amplia unanimidad, y fue girada a la Cámara de Diputados. El proyecto plantea que el plazo mínimo de los contratos de alquiler deberá ser de tres años y no de dos, como ocurre actualmente, y que el precio solo podrá ser reajustado anualmente, a diferencia del reajuste semestral que pusieron de moda en el último año  las inmobiliarias.

Además, propone no requerir al inquilino el pago de alquileres anticipados por periodos mayores a un mes, y tampoco depósitos de garantía por cantidad mayor del importe equivalente a un mes de pago de alquiler.  La iniciativa propone una actualización de los valores anuales de los alquileres, tomando como índice de referencia a la evolución de los precios al consumidor y el coeficiente de variación salarial, promediados en partes iguales.

Por Matías Antonuccio