“Finalmente hay acuerdo con FMI y es ley. Mientras Alberto Fernández le declaró la guerra a la inflación, sabemos que el Gobierno es un gran causante del fenómeno. Aún más al comprometerse a no atrasar el dólar, subir tarifas, entre otros. Negar que eso no genera inflación es insólito”, remarcó Mariano Otálora, conductor del programa Qué Hacemos con los Pesos de A24.

“La inflación va a ser el tema del año. Más allá de lo que pasa o no con el FMI, la inflación inestabiliza la política y sobre todo a las gestión de los ministros de economía. Entre el acuerdo con el FMI y la aparición de la guerra, tenemos una mochila mayor. Hay que tratar de estabilizar la inestabilidad, para que no se haga un espiral y empeore”, indicó el economista Pablo Goldin.

Pero dentro de todo lo que preocupa respecto de la situación económica, entra muy en juego el  shock externo que se está generando, que impacta sobre todo en  los precios internacionales y como consecuencia, sobre el superávit comercial, los subsidios y la inflación.

¿Qué pasa con la soja, petróleo y cereales?

“La soja es ganancia pura para Argentina, porque es todo exportación y localmente no se consume. Por este lado ingresan dólares.  Por otra parte, el petróleo y el gas importado, sube mucho de valor. Acá la erogación de dólares va a ser mayor. El trigo y el maíz, no sólo se exporta sino que también se consume internamente. Y ese es un gran tema recurrente para Argentina.  Internamente no se pueden manejar los precios internacionales, hay que ver cómo van a resolver la situación”, analizaron en el programa.

En el siguiente gráfico se reflejan los precios de la soja en los distintos períodos y cuáles son los ingresos que llegan.

“Tener la combinación del precio internacional alto, el dólar bastante bien, aún con una retención del 33%, incentiva a vender la cosecha”, resaltó Pablo Goldin.

Mirá el análisis completo

Parte 01

Parte 02